El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, salió a lanzar públicamente una advertencia si no se construye Portezuelo del Viento, la represa hidroeléctrica fuertemente cuestionada por La Pampa ante el temor de que se ponga en riesgo el abastecimiento de agua en el Río Colorado.

«Si no producimos más gas, tendremos que importarlo y cada vez más, por barco, a un costo más alto. Si no producimos más gas, como estamos comprometidos en Mendoza, con los solares, eólicos, la energía térmica y con hidroeléctrico, como estamos empeñados con Portezuelo y reactivar Los Blancos, vamos a tener dolorosos tránsitos en materia de tarifas para el residencial, industrial y comercial», dijo durante un acto de cambio de funcionarios en la provincia vecina.

Además, convocó a todas las fuerzas políticas para hacer un «gran pacto» energético; y clamó: «en materia energética, no se puede embromar más».

En medio de la despedida del peronista Elián Japaz, quien abandona la dirección del ente regulador eléctrico para afincarse en el Concejo Deliberante de Maipú, y de la asunción de la joven cornejista Jimena Latorre en su lugar, Cornejo intentó diferenciarse de la gestión anterior: «en este país, en los servicios públicos sustantivos en general, el agua, la luz y el gas, se han hecho barbaridades».

«Debo decir, atribuyéndome el mérito como Gobierno, que en estos dos años que llevo al frente del Ejecutivo hemos mejorado y mucho. Hemos partido de realidades distintas de las empresas prestadoras, todas están arreglando sus problemas de deuda, pero no debemos cometer los errores que hicimos para atrás», añadió.

Lea también: «Mendoza aprobó estudio de impacto ambiental de Portezuelo del Viento»

Luego argumentó que durante 2017 “no hubo cortes de luz vinculados a un colapso del sistema” o a “un déficit de inversión como eran habituales antes”, sino “sólo a cuestiones climatológicas».

Además, comparó que de 2013 a 2015 se invirtieron sólo 492 millones de pesos en el programa de convergencia tarifaria mientras que las inversiones eléctricas en 2017, públicas y privadas, fueron de 757 millones de pesos.

Cornejo también llamó a sellar un «gran pacto energético», al que, según enumeró, deberían suscribir «la dirigencia empresaria, sindical y política. Allí debería fijarse no volver para atrás, no embromar más con la energía porque hay cosas con las que no se debería poder hacer demagogia».

«Ningún país embroma con la energía. Ni en Colombia ni en Chile ni en Bolivia, que, por otra parte, tiene números de sus fiscales que serían la envidia de cualquier país de derecho. Sin embargo, sí lo hicimos en Argentina. Y lo hicimos con un altísimo costo. Nos va a resultar dolorosísimo salir de esta situación», señaló.

«En materia energética no se puede embromar más. Y debemos estar muy sólidos los radicales, los peronistas, los demócratas, los de Izquierda, los del PI, que todo lo solucionan. Todos deben estar muy, muy, muy comprometidos en esto», disparó Cornejo.