Durante tres horas y media, se llevó a cabo la ‘Reunión Plenaria del Consejo Asesor de Política Energética’ organizada por el Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de Córdoba en el Salón Auditorio del despacho provincial.

Allí se discutieron a sala llena sobre 6 temáticas de envergadura, entre ellas, la importancia de planificar políticas a largo plazo para diversificar la matriz energética cordobesa.

Carlos Ferrari, directivo del Comité de Energía de Córdoba (CEC) e integrante de la Comisión de Matriz Energética del Consejo Asesor, estuvo a cargo de una de las conferencias, donde delineó los objetivos que se propone la provincia para 2030.

En cuanto generación de energía renovables, enumeró que se podrían instalar para el 2030 35 MW de generación solar fotovoltaica, con biocombustibles 7,4 MW, con biomasa 36 MW, con hidráulica 10 MW, con eólica 300 MW (100 MW privados y 200 MW estatales) y 3 MW con ‘otras generaciones renovables’, un total de 391,4 MW.

Además, el modelo propone incorporar 690 MW de energía proveniente de medios fósiles (Ciclo Combinado avanzado con gas natural 425 MW, Turbogás -privadas y provinciales- 240 MW y ‘Otras térmicas’ -cogeneración, autogeneración- 25 MW).

En diálogo con energiaestrategica.com, Ferrari contó que “la matriz energía eléctrica utilizada en Córdoba proviene de generación provincial y de  generaciones ubicadas en el resto del país que ingresan al SIP (Sistema Interconectado Provincial) a través de las estaciones de 500kV”. “Es por ésta razón que para definir la matriz de consumo de energía eléctrica de nuestra provincia,  es necesario determinar el porcentaje de energía tomada del sistema nacional, cuya matriz es distinta a la provincial”, detalló.

En ese sentido, resumió que la energía consumida en toda la provincia corresponde en un 68,5 por ciento a la generación de origen fósil, en un 29,2 por ciento a la de origen hidráulico (con 170 MW instalados de pequeñas centrales hidráulicas distribuidas en su territorio), en un 2 por ciento de origen nuclear y un 0,3 por ciento de biomasa, biocombustibles, solar y eólica.