En entrevista para energiaestrategica.com, Juan Manuel Baretto, vicepresidente de Coradir, hace un balance de lo que dejó el semestre en el mercado de las energías alternativas y la eficiencia energética. Reconoce buenas ventas en provincias donde hay un marco regulatorio para la inyección de energía limpia y advierte sobre la falta de políticas que promuevan el mercado.

¿Qué balance hace en cuanto a consultas y ventas en lo que va del año? ¿Qué tipo de productos se han comportado mejor en el mercado?

Hay mucho interés y ebullición sobre el tema de las energías verdes pero todavía no se ha traducido en proyectos concretos. Estamos trabajando en 10 propuestas de proyectos fotovoltaicos sin que aún se hayan cerrado formalmente ninguno de ellos.

Sí se han movido mucho las Luminarias LED de calles y los Bulbos LED para el hogar. El aumento de tarifa hizo que las ventas de estas dos familias de productos se dispararan.

¿El aumento en las tarifas provocó mayor interés en lo que respecta a equipos fotovoltaicos y baterías?

Sí, sobre todo a sistemas fotovoltaicos sin baterías, del tipo de generación distribuida, ya hay 3 provincias que hay reglamentado el uso de los mismos (Salta, Mendoza y Santa Fe) y muchas otras están a punto de hacerlo también. Notamos que el despegue de estos sistemas va a darse cuando el estado implemente algún beneficio ya sea con sistema feed in tarif o con algún bono o incentivo, ya que la inversión demora algunos años en amortizarse.

¿Cree que en lo que resta del año y durante el 2017 las ventas crecerán? ¿Por qué?

No. Si bien hay mucha expectativa también hay mucho camino por recorrer. Nosotros creemos que las ventas van crecer solo si hay incentivos desde el estado.

Distintos actores, entre ellos legisladores de diferentes espacios políticos, trabajan en una Ley de Generación Distribuida, ¿considera que ese tipo de iniciativas ayudarán a madurar el mercado?

Es fundamental la Ley, y sobre todo copiar lo bueno y no cometer los mismos errores que otros países. La Generación Distribuida genera trabajo para muchas PyMEs distribuidas por todo el país, lo que va a generar conocimiento, capacidad y madurez para el mercado de las energías renovables.