Hace una semana, finalizó la 26° Conferencia de las Partes (COP, por sus siglas en inglés), la cumbre que realizó este año la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Mucho se hizo pero poco se escuchó acerca del detrás de escena logístico y humano de los protagonistas de la COP26 que tuvieron que correr por mucho más tiempo que las dos semanas de duración del evento. Un detalle no menor es que esta conferencia debió efectuarse en 2020, pero fue trasladada al 2021 por motivos sanitarios.

Permisos migratorios excepcionales, test diarios de covid y mucho alcohol en gel fueron algunas de las particularidades de esta edición -además de, por supuesto, los tapabocas que también estuvieron presentes aunque no hayan sido obligatorios para toda la ciudad de Glasgow-.

Poniendo la lupa sobre el Scottish Event Campus (SEC) más precisamente sobre la Zona Azul, el lugar donde las negociaciones y los plenarios se llevaban a cabo, Naciones Unidas prestó especial atención a muchos detalles, y eso incluyó desde la señalética y seguridad preventiva, puntos de hidratación y extrema limpieza hasta cubrir el transporte eléctrico con un pase libre para todos los asistentes -de modo que al menos la movilidad no se vea opacada con los altos precios que manejó la ciudad-.

Si nos ubicamos en el lado humano para destacar la vocación y entrega de las personas detrás de los roles más relevantes de la Conferencia de las Partes desde el Acuerdo de París, podemos mencionar a los High-Level Climate Champion o Campeones Climáticos de Alto Nivel.

En esta COP26, ese título lo abanderó Nigel Topping (Escocia), acompañado de Gonzalo Muñoz (Chile) con trayectoria cubriendo ese rol desde la COP25.

Ahora bien, ¿qué significa ser un Champion? En el sector se resume como la figura que acerca a los actores no estatales a la acción climática. Pero implicaría mucho más.

La CMNUCC rememora en su sitio oficial que este rol que se llamó a implementar a partir de la COP21 (París), sirve para “conectar el trabajo de los gobiernos con las numerosas acciones voluntarias y colaborativas llevadas a cabo por ciudades, regiones, empresas e inversores”. Y completa la definición detallando que el trabajo de los campeones se centra en dos áreas cruciales:

1-Comprometerse con las Partes interesadas y las partes interesadas que no son Partes: este trabajo se basa en iniciativas existentes y respalda iniciativas nuevas y más diversas geográficamente. Se centra la atención en conectar iniciativas y coaliciones con planes de acción nacionales, como las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) al Acuerdo de París. Esto ayuda a brindar más transparencia, con seguimiento de resultados y otorga credibilidad demostrable a la acción climática.

2-Los aportes de los campeones para movilizar acciones ayudan a la secretaría a organizar reuniones de expertos técnicos y, en colaboración con el Secretario Ejecutivo y los Presidentes actual y entrante de la Conferencia de las Partes, coordinar eventos anuales de alto nivel para estimular aún más la ambición y la acción.

Aquello implica muchas tareas qué llevar a cabo dentro y fuera de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Más aún cuando en esta edición se propusieron alianzas estratégicas desde distintos sectores productivos y se impulsaron aún más las campañas RaceToZero y RaceToResilience para poder movilizar al mundo en pos de la regeneración que necesita el planeta.

Por eso, ser un champion como rutina diaria implica cientos de videollamadas y encuentros presenciales para delinear una estrategia con Naciones Unidas, reunirse con empresarios, autoridades de gobiernos subnacionales, el sector financiero, la academia y otros champios, además de acceder a ofrecer entrevistas a los medios y brindar conferencias. Por ende: trabajar mucho y dormir poco.

“Me siento cansado. Estoy un poco agotado después de dos semanas de trabajo muy emocional y duro”, dijo Nigel Topping, Campeón Climático de Alto Nivel, cuando fue abordado por Energía Estratégica durante la COP26 para conocer sus primeras sensaciones.

Con la mirada lánguida pero manteniendo una sonrisa, accedió a seguir hablando con este medio el hombre que no tuvo respiro en esta COP26, al que se vio todos los días caminando a un paso acelerado para llegar a todos los compromisos mientras mantenía una presencia impecable con finos trajes acompañados de medias y corbatas de colores.

“También estoy entusiasmado porque creo que podemos tener un fuerte acuerdo”, agregó sobre el acontecer de la conferencia en esos momentos.

De allí, este escoces nacido en Glasgow se antepuso a las consideraciones que visibilizaron a las negociaciones desde la perspectiva de un vaso medio vacío y resaltó el gran trabajo que realizaron diversidad de actores -entre los que destacó la participación activa de potencias tales como Reino Unido, Estados Unidos y China- para construir consensos antes y durante la COP26.

Pero, por supuesto, la carrera hacia las cero emisiones y la resiliencia no se acaba. Por eso, tras una bocanada profunda de aire frío que le devolvió el aliento en el cierre de su testimonio, Nigel Topping concluyó su declaración para este medio diciendo que, antes de volver a trabajar pensando en la COP27, su forma de celebrar los acuerdos anunciados esa misma noche sería con “una ligera bebida y comida” junto a su esposa y equipo, en una muestra de gratitud por el apoyo y trabajo en conjunto.

Más sobre Nigel Topping

“Nigel Topping fue el CEO de We Mean Business hasta diciembre de 2019, donde impulsó una colaboración radical para la acción climática entre las ONG que trabajan con las empresas más influyentes del mundo. Esta coalición jugó un papel clave al llevar la voz constructiva de las empresas en apoyo del Acuerdo de París y, bajo el liderazgo de Nigel, ha continuado impulsando la ambición y la acción para acelerar la transición a una economía de carbono cero.

Anteriormente, Nigel fue Director Ejecutivo de CDP, lanzando nuevos programas y asociaciones que incluyen la cadena de suministro, el agua, los bosques y las ciudades. Nigel tiene 18 años de experiencia en el sector privado, incluso como miembro del consejo de administración del mayor fabricante mundial de pastillas de freno, TMD Friction.

Nigel es comisionado de la Comisión de Transiciones Energéticas y ha sido fundamental en el lanzamiento de muchas iniciativas de colaboración como Science Based Targets, Business for Nature y Global Commons Alliance.

Tiene una maestría en matemáticas de la Universidad de Cambridge, Cambridge, Reino Unido y una maestría en ciencias holísticas de Schumacher College, Devon, Reino Unido” (CMNUCC, 2021).