Un argentino oriundo de la localidad de Bahía Blanca, al sur de la provincia de Buenos Aires, junto a un compañero de México y otro de Chile, ideó un kit de conversión de autos convencionales a híbridos, el cual reduce el consumo de combustible hasta un 30 por ciento y las emisiones contaminantes hasta un 35, de acuerdo a las primeras pruebas efectuadas del producto.

El innovador se llama Leonardo Valente, quien comentó en un diálogo con el medio “La Gran Época” que desde Exponential Motor Company (EMC), la empresa que formó junto a sus compañeros, trabajan para desarrollar mejor los prototipos que están siendo financiados por sus propios fondos y por otros provenientes de gobiernos e instituciones interesadas.

La idea surgió en Singularity University, el campus para innovadores de la NASA en EE.UU., combinando dos pasiones de Valente: los autos y el medioambiente, lo que lo llevó a diseñar, ensamblar y probar exitosamente el primer prototipo, junto a su equipo, en tan solo 12 días.

Según Valente, quien obtuvo una beca para asistir a dicha universidad, lo que hicieron fue cambiar el enfoque con una visión pragmática pensada para países emergentes a través de un concepto ya existente que es la conversión del vehículo, pero en vez de convertirlo en GNC lo evolucionaron en un híbrido, reemplazando el conjunto de frenos posteriores por un motor eléctrico que se ubica en el interior de la rueda.

“Con esta solución lo que nosotros hacemos es aprovechar la fuerza del frenado y usamos esa energía para cargar baterías que ayudan en el arranque a vencer la inercia, entonces el auto hace menos fuerza y consume menos combustible y eso da lugar a un ahorro importante” explicó Valente.

El mercado al que están apuntando es a vehículos de uso regular a intenso, como automóviles de reparto, taxis y remises, que transiten de 25.000 a 30.000 kilómetros por año y de esta manera puedan amortizar rápidamente el costo del kit, explicó Valente.

“No estamos apuntando a cualquier vehículo sino a aquellos con tracción delantera que hoy por hoy es el mayor porcentaje del mercado. En los últimos 10 años los más vendidos del país son compatibles con nuestro producto, estamos hablando de vehículos modernos, no estamos apuntando al mercado de hobbistas o entusiastas” agregó el joven bahiense.

De acuerdo a Valente, el producto está pensado para países emergentes, ya que en los desarrollados hay mucha circulación de híbridos y eléctricos –asimismo cuentan con incentivos estatales para adquirirlos- por lo cual este producto no tendría mercado allí. Del mismo modo explicó que nunca pensaron en Argentina como un único mercado sino que engloban a todos los emergentes o en vías de desarrollo como público objetivo del innovador kit.

“Nuestro producto está cubriendo una brecha, tratando de ser el impulsor de un cambio en la oferta de vehículos; ojalá en algún momento todas las terminales ofrezcan una opción eléctrica o híbrida”, añadió el innovador.

Principales desafíos

Según el entrevistado, los principales desafíos para desarrollar los prototipos y masificarlos es por un lado la provisión de motores, que si bien pueden desarrollarse en Argentina, no es sencillo llegar a ese punto.

Por otro lado están las homologaciones y la cobertura de seguros, por ejemplo que alguna aseguradora no quiera cubrir un siniestro porque adjudique la culpa al sistema de conversión. “Además están las inversiones que uno necesita para darle escala” añadió Valente como otro de los principales desafíos para implementar el sistema en Argentina.

Interés por el medioambiente

Desde muy pequeño Valente se mostró interesado en el cuidado del medioambiente. “Cuando tenía 10 años ya escribía en la primaria sobre medioambiente, es un tema que siempre nos interesó a todos los que trabajamos en el equipo y este proyecto tiene mucho de eso”, añadió.

Del mismo modo señaló que forma parte del directorio de la Fundación Huella Ecológica, cuya misión es diseñar y promover iniciativas estratégicas para la preservación de los recursos naturales y fomentar el consumo responsable.

“El uso de autos ecológicos en Argentina es escaso por una cuestión de disponibilidad e incentivos del Estado”, apuntó Valente y comentó que en EE.UU es recurrente encontrarse en todas las esquinas con autos de este tipo.

“No es que sea una sociedad mejor o con más conciencia, sino que las cosas están organizadas para que exista esa disponibilidad. Hoy en Argentina se podría favorecer a los vehículos híbridos sin hacer inversión desde el Estado”, concluyó.