¿Muchos proyectos habrían frenado su intención de buscar financiamiento?

Los líderes de proyectos seguramente están estudiando las opciones vigentes. No obstante, no creo que tomen una decisión en este contexto. Creo que todos están esperando que pasen las elecciones.

¿Esto también sucedería por el lado de la banca?

Sí. Aunque también puede darse que las empresas o municipios no aplican a programas de financiamiento porque los desconocen.

¿A qué adjudica esto?

A veces no se comunica a todos los potenciales beneficiarios a los que podría interesarles.

¿A cuál es factible que apliquen los adjudicados de RenovAr?

Entre las principales lineas de financiamiento, que siguen vigentes pese a la coyuntura actual argentina a días de las elecciones presidenciales, está el programa de financiamiento de energías renovables del BICE, que ofrece créditos de hasta $400 millones, que es un monto aceptable para proyectos de esa magnitud, con una tasa que no es la ideal pero que se adecúa al contexto actual de Argentina y lo importante es que significa una proyección a futuro. Impulsar esta alternativa ha sido uno de los grandes logros del Gobierno nacional. Ha crecido mucho y significa un gran cambio de paradigma para nuestra sociedad.

Este cambio de paradigma se sostendría si se cumple con la exigencia de continuar incorporando energías renovables…

Sí. No se pueden medir los resultados en el corto plazo. A la larga va a ser importante y repercutirá positivamente.

¿Qué proyectos percibe que están aventurándose a buscar financiamiento hoy?

No creo que salgan muchos proyectos a buscar este financiamiento del BICE. Pero está disponible.

De un lado, está la empresa con la carpeta del proyecto y, del otro lado, está el financiamiento. Los bancos te dicen que tienen las puertas abiertas pero, frente a condiciones difíciles que se presentan, las empresas están esperando.

¿Recomendarías aplicar ahora a este programa?

Este no sería el momento más adecuado. Sí sería necesario avanzar luego de las elecciones. Lógicamente la incertidumbre política se traslada al plano económico, sobretodo en un contexto en el que puede haber un aumento de la dolarización en la cartera de los inversores.

¿Se retomarían otras alternativas luego de las elecciones?

Sí, yo te diría que se van a retomar muchas. Ahora, muchas están en stand by hasta el 27 de octubre. Independientemente de quién gane las elecciones estaremos frente a otra situación.

Primero, debe haber un impulso del nuevo Gobierno para la reactivación de la industria. La energía es una esfera estratégica para el país y el aumento de proyectos energías renovables visto en estos últimos años requiere de más lineas de financiamiento.

Pasadas las elecciones presidenciales, ¿qué variables deberían acomodarse?

El Estado nacional o provincial tendrá que tener una política de desarrollo en la cual se fomente una tasa de interés menor. 

La principal variable que analiza una empresa hoy es la tasa. Si uno se dirige a un banco comercial esta es muy alta. Hoy el banco paga 65% de tasa de interés de un depósito de plazo fijo y lo está prestando a unos 80%. En este contexto, es muy difícil que una empresa acepte esas condiciones.

Hasta hace muy poco, algunos programas daban 24 meses de gracia y eso están congelados.

¿Se buscaría subsidiar la tasa de interés?

Sería subsidiar la tasa para que las empresas puedan tomar financiamiento productivo.

Con este panorama, ¿optarán por financiamiento en pesos o dólares?

Podría haber financiamiento en pesos luego de las elecciones. El tema es que la alternativa puede ser una tasa de fomento, que busque una reactivación productiva en distintos sectores. Hoy está congelada esa opción, pero creo que podría haber un financiamiento en pesos a tasa acomodada.

En dólares creo que será mucho más difícil. Habrá pero se complicarán las tasas.

¿Qué otros elementos deberían considerar un eventual nuevo Gobierno si traza una política a largo plazo?

Yo te diría dos cosas: seguridad jurídica y previsibilidad de las variables. Si se quiere atraer inversiones de montos considerables para el país a muchos años se debe poder proyectar una continuidad en la política.

Lo que va a ayudar mucho es el cambio de expectativas ante un nuevo Gobierno. Pasa en muchos países, gane quien gane. Las inversiones que estaban en stand by, cuando haya un nombre definido van a proyectarse con fechas concretas.

Santiago Vitale

Especialista en Financiamiento en el sector público y del sector privado

[email protected]