La empresa especializada en energías renovables Acciona, se ha apuntado al carrusel deportivo mundial con la participación del primer coche 100% eléctrico en el próximo Rally Dakar, algo que han preparado con total confidencialidad desde hace dos años. El coche, que será pilotado por Albert Bosch y Agustín Payá, tiene cero emisiones y estará propulsado por cuatro baterías extraíbles.

El chasis es de cromo molibdeno, mucho más ligero que los de chasis convencional y un 25% más resistente que el acero. El motor eléctrico sincrono es de alta eficiencia equivalente a 300 caballos de vapor, de sólo 80 kilos de peso, frente a los 280 de sus equivalentes en combustión interna. asimismo cuenta con un sistema de paneles fotovoltaicos de alta eficiencia.

Con el Acciona 100% EcoPowered , denominación del vehículo, Acciona trata de impulsar la economía sostenible y la energía limpia. La carrera se desarrolla entre los días 4 y 17 de enero en Argentina, Bolivia y Chile, donde Acciona está presente con sus divisiones de Energía e Infraestructuras y Agua.

Por eso, su primer objetivo es llegar a la población chilena de Copiapó, al principio del desierto de Atacama, donde la empresa construye una de las desaladoras más grandes del mundo. «Solo con salir ganamos«, subrayó en la presentación Bosch, que ha corrido el Dakar ocho veces (dos en moto), para respaldar el objetivo de la empresa que preside José Manuel Entrecanales.

acciona2

Es la primera vez en sus 37 ediciones que, la que es considerada como la prueba más dura del motor para un automóvil inscribe un coche 100% eléctrico. Con un recorrido de más de 9.000 kilómetros, el gasto promedio de consumo por participante es de 2.250 litros de combustible. La organización el rally, que prohíbe repostar antes de los 800 kilómetros a los coches de gasolina o diesel, ha permitido que el coche ecológico pueda cambiar sus baterías cada 250 kilómetros.

Con este coche eléctrico, Acciona cierra su trilogía de vehículos 100% EcoPowered que inició en 2011 con el trineo propulsado únicamente por cometas y que llegó al Polo Sur y prosiguió, en 2012, con la participación en la Vendeé Globe, a bordo de un velero que dio la vuelta al mundo en solitario, sin escalas y sin consumir una gota de combustible fósil.