Enertis es una empresa global de ingeniería y consultoría técnica independiente especializada en proyectos de energía renovable, con particular foco en energía solar y eólica. Cuenta con experiencia en proyectos en más de 45 países y presencia permanente en 10 de ellos.

“Damos servicios a terceros como desarrolladores, fondos de inversión, bancos o empresas EPC, cubriendo toda la cadena de valor de los proyectos, desde las etapas tempranas de desarrollo hasta la puesta en marcha y operación de los mismos”, precisa Álvaro Velasco, Regional Manager de México, Central América y Colombia de la compañía,

En una entrevista para Energía Estratégica Colombia, Velasco cuenta cuáles son los planes de Enertis para el mercado colombiano, los desarrollos que está realizando la compañía y su expectativa sobre la subasta a largo plazo de energías renovables.

¿Cuáles son los principales mercados latinoamericanos a los que apunta la empresa?

En Latinoamérica, Enertis está presente desde el año 2012. Nuestra primera oficina la abrimos en Chile, y posteriormente nos establecimos en México, Panamá y en Colombia, siendo la oficina de Argentina la última apertura del grupo.

Desde estas ubicaciones cubrimos prácticamente todos los mercados de Latinoamérica, lo que nos permite estar actualmente en multitud de proyectos en países y zonas como México, Centro América, Caribe, Colombia, Chile, Brasil, Perú o Argentina, entre otros.

¿Y con respecto a Colombia?

En Colombia, Enertis apostó fuerte desde 2016, cuando empezamos a realizar los primeros trabajos. Desde entonces, hemos participado en numerosos proyectos en desarrollo, dando servicios de diseños de ingeniería o Technical Due Diligence, principalmente.

Asimismo, conseguimos ser la ingeniería de los primeros proyectos de hibridación en zonas no interconectadas y, posteriormente, ingeniería del dueño (interventor) en alguno de los primeros proyectos utility-scale del país, como los que se encuentran en Yumbo o Bolívar, dando servicios de supervisión de construcción, entre otros.

Pensamos que Colombia tiene unas muy buenas perspectivas de crecimiento. Llevamos un par de años viendo un gran interés por parte de actores locales, así como de nuestros clientes internacionales, lo que está resultando en un volumen de proyectos en desarrollo muy interesante, y que ya supera los 8 GW, con proyectos bastante diversificados tanto en ubicación como en tamaño por todo el país.

Dentro de poco, se espera que se convoque la subasta de contratación de energía a Largo Plazo, que debería celebrarse en tercer cuatrimestre de este año, y si todo va bien resultará en la adjudicación de entre 1 y 1.5 GW de proyectos de energías renovables no convencionales (ERNC) que deberían alcanzar la puesta en marcha antes del 1 de enero de 2022.

¿Qué objetivos tienen para ese mercado?

Lo más relevante para nosotros es poder seguir acompañando a nuestros clientes de forma adecuada, dando servicios que se ajusten a sus necesidades y aumentando si es posible nuestra base de clientes.

Hasta la fecha en Colombia hemos participado en más de 1.3GW de proyectos, tanto prestando servicios de ingeniería en proyectos en desarrollo o en construcción, donde sumamos más de 350MW de experiencia, como en procesos de 2 Due Diligence, donde hemos podido revisar como ingeniero independiente más de 30 proyectos por todo el país en procesos de adquisición, y participar en las primeras financiaciones de proyectos de energías renovables no convencionales en Colombia en modalidad de Project Finance.

¿Están trabajando sobre proyectos para el mercado bilateral?

Nosotros tenemos clientes que están enfocados a participación en la subasta, mientras que otros no se lo plantean y están estructurando proyectos en base a PPA’s bilaterales.

En este sentido, vemos bastantes proyectos que van por esta segunda vía, y como ejemplo reciente podemos decir que estamos trabajando actualmente asesorando 3 a bancos en la financiación de varios proyectos de más de 15 MW que se basan en PPA’s privados, en pesos colombianos, en modalidad de Project Finance.

Estamos convencidos de que estos primeros proyectos servirán para generar la experiencia necesaria y servir de ejemplo para otros que vendrán muy pronto.

Lea también: «Trina cerrará el primer Project Finance puro en Colombia para un parque solar fotovoltaico de 76 MWp»

¿Y en cuando a la subasta, qué opinión les merece a las características que aparentemente podrá tener este relanzamiento: en pesos (pero indexación del 60% en dólares), a 12 años y con una demanda que participaría de acuerdo a su voluntad?

En esencia, las características anunciadas para esta subasta en esos aspectos no difieren mucho de la anterior convocatoria, donde la duración del contrato era la misma, la participación de la demanda era también de naturaleza voluntaria y el contrato en Pesos Colombianos.

Por otro lado, el Gobierno ha estado bastante activo en los últimos meses tratando de tomar otros procesos internacionales como referencia y se han introducido algunos cambios como la indexación parcial a USD o la introducción de liquidaciones de energía en bloques horarios, con el objetivo de ofrecer condiciones más interesantes tanto para la oferta como la demanda.

El tema de los bloques horarios, que ha sido recibido positivamente por la demanda, introduce sin embargo un reto para la oferta dada la variabilidad en el recurso de las ERNC. Está por ver el efecto de estos cambios en este segundo intento, pero esperamos que éstos, así como el mayor tiempo que ha tenido la demanda para analizar el producto, y de la oferta para madurar sus desarrollos, permitan finalmente la adjudicación de proyectos.

¿Cree que la participación de la demanda debiera ser obligatoria?

Este ha sido el enfoque en otros países, donde se ha podido observar que se ha generado el marco necesario para fomentar una oferta muy variada y competitiva en precios con respecto a otras fuentes de generación.

Es normal que inicialmente haya cierto desconocimiento y falta de costumbre por parte de la demanda con respecto a adquirir compromisos de este tipo de fuentes de energía, pero los ejemplos de otros países nos dicen que las primeras experiencias generan las dinámicas necesarias para que los mercados crezcan rápidamente y generen un tejido empresarial maduro, diversificado y competitivo.

Además, la tecnología es actualmente muy competitiva por lo que Colombia llega en un momento donde este tipo de generación es muy eficiente en costos. Dada la dependencia actual del recurso hidrológico en la matriz de generación en Colombia, resultaría muy interesante desde el punto de vista estratégico y de seguridad energética una diversificación del mix introduciendo renovables, ya que estas son además muy complementarias a la hidrología del país.

Teniendo en cuenta estos aspectos, en definitiva, cualquier medida que beneficie la estructuración de proyectos a largo plazo resultará en dos aspectos fundamentales como son la atracción de un alto volumen de inversión, con las ventajas en términos de empleos que esto conlleva, y la posibilidad de alcanzar unos precios de generación de energía competitivos.