Con Bob Dylan cantando “la respuesta, mi amigo, está soplando en el viento” de fondo, comenzó ‘Viento & Energía – Expo Argentina 2016’, la principal cumbre sectorial de la industria eólica en el país.

El decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires (FIUBA), Horacio Salgado, fue el encargado de abrir la primera jornada.  “Es un placer poner a nuestra casa de estudios al servicio de la sociedad, de la mejora de la calidad ambiental y del progreso tecnológico en general con este tipo de eventos. Desde la FIUBA venimos trabajando mucho en la promoción de tecnologías de punta vinculadas con la extracción de hidrocarburos no convencionales, la construcción de ‘smart cities’ y la generación a través de energías renovables, entre otros campos de desarrollo de la ingeniería”, manifestó.

Según sus palabras, la UBA ofrece un ambiente sumamente propicio para avanzar con el conocimiento de estos temas. “Tantas veces criticada por los medios de comunicación, la Universidad acaba de ser posicionada entre las 100 mejores del mundo, lo que representa un orgullo para nosotros”, remarcó.

En segundo término, el subsecretario de Energías Renovables del Ministerio de Energía y Minería, Sebastian Kind, destacó el éxito obtenido con la primera ronda de la licitación de proyectos de energías renovables enmarcada en el Plan RenovAr.

«Lamentablemente los esfuerzos llevados a cabo en el país en pos de promover estas fuentes de energías a gran escala no tuvieron, hasta ahora, los resultados esperados. Nos propusimos cambiar esa historia para contribuir con el abastecimiento energético y el cuidado del medio ambiente”, aseguró el funcionario.

Desde un primer momento, señaló, se concibió al Plan RenovAr como un programa que haría la diferencia. “Lo que ha pasado con la primera ronda licitatoria refleja que no estábamos equivocados”, expresó.

Las ofertas, subrayó, se dieron en un ámbito público y competitivo, con absoluta transparencia y con todas las reglas sobre la mesa para que cada jugador pueda jugar el juego que le convenga. “Vamos a terminar de asignar contratos discrecionales, tal como se venía haciendo hasta ahora”, diferenció.

La idea inicial, reveló, era obtener una inversión directa de más de US$ 1.500 millones sólo para los primeros 1.000 MW a instalar. “Recibimos ofertas por más de 6.000 MW (más precisamente, unas 123 propuestas por 6.346 MW que estamos evaluando). Esto demuestra la confianza de los inversores por la Argentina. Esperamos que se creen entre 5.000 y 8.000 puestos de trabajo, además de favorecer un ahorro de combustibles del orden de los US$ 300 millones”, cuantificó.

La apertura de sobres de esta primera ronda, anticipó, se hará efectiva alrededor del 7 de octubre. “Las adjudicaciones serán el 12 de ese mes, y las firmas de contratos se darán a partir de entonces”, adelantó.

A su entender, la única manera de generar confianza entre los inversores en una Argentina que sistemáticamente cambia sus reglas del juego era garantizarles que sus proyectos se mantendrán indemnes a lo largo del tiempo. “Por eso estructuramos un paquete serio de garantías del más alto nivel internacional. Todo esto es nuevo para el país. Significa un punto y aparte en la historia, y nos posibilita demostrarle al mundo que somos perfectamente capaces de asumir compromisos a largo plazo y respetarlos”, apuntó Kind.

Sebastian Kind (MINEM), Horacio Salgado (FIUBA) y Erico Spinadel (AAEE) en la Apertura del Evento
A su turno, Erico Spinadel, presidente de la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE), agradeció al decano Salgado por la posibilidad de utilizar la casa de estudios donde pasó gran parte de su vida y felicitó a Kind por la valentía de haber asumido su cargo.
Según el especialista, la Argentina tiene una larga tradición en materia de energía eólica. “No casualmente el país fue uno de los primeros 10 en desarrollar el sector, con 610.000 molinos instalados en nuestra Pampa húmeda. Nuestra fama de ‘granero del mundo’ nació, precisamente, a partir del aprovechamiento del viento”, señaló.
Asimismo, Spinadel recordó sus inicios como investigador en la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), donde fue el primer hombre que puso en marcha un reactor nuclear en el hemisferio sur. “Pero un día, mientras navegaba con mi velero en mitad del Río de la Plata mientras escuchaba nada menos que la transmisión de la llegada del hombre a la luna, quise comenzar a estudiar la energía eólica. Y así lo hice, con el Grupo de Energías No Convencionales (GENCO), en esta misma Facultad”, evocó.
Con esa base de trabajo luego se fundó la AAEE, que tiene personería jurídica desde 1996. “Desde entonces, seguimos formando gente de todas las edades e inculcando los conceptos básicos de esta clase de energía”, concluyó.

El Diputado Juan Carlos Villalonga, respondiendo preguntas luego de su exposición. A su lado Carlos Badano (AAEE) y Juan Pedro Agüero (AAEE)


Ariel Gonzalez (AAEE) y la Diputada María Soledad Carrizo


Erico Spinadel (AAEE), Horacio Salgado (FIUBA) y Luciano Vettor (UTN) en el cierre del evento.