Con la Ley de Fomento al Hidrógeno Verde, Perú podría instalar hasta 12 GW de electrolizadores al 2050

Expertos del sector aseguran que estos objetivos son “ambiciosos” pero “alcanzables”, siempre y cuando exista colaboración entre todos los actores involucrados para la implementación efectiva de la regulación.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

El hidrógeno verde (H2V) se está posicionando como una prometedora alternativa de energía limpia en todo el mundo por su capacidad de descarbonizar sectores altamente contaminantes tales como la agricultura, minería y transporte. 

Si bien es una tecnología que aún se encuentra en sus etapas iniciales, teniendo en cuenta el alto potencial eólico y solar de América Latina, la comunidad científica elabora constantemente rigurosos estudios que evalúan su viabilidad económica y crece el interés de inversores por montar proyectos piloto en esta región.

En efecto, países como Chile, Brasil y Colombia, son los más avanzados en esta carrera por ser pioneros en la industria de hidrógeno verde. Como ya había anticipado Energía Estratégica, la Agencia Internacional de Energía (IEA) publicó un reporte (modificado al 23 de enero del 2024) donde indica que existen 15 plantas de hidrógeno verde en operación en Latinoamérica.

De dichos proyectos, 6 se encuentran en Chile, 4 en Colombia, 2 en Brasil, y los 3 restantes se encuentran en Argentina, Perú y Costa Rica, respectivamente.

Según H2LAC, la plataforma colaborativa para el desarrollo del hidrógeno verde y sus derivados en América Latina y el Caribe, la planta más grande, antigua y representativa de Sudamérica es la de Industrias Cachimayo (Grupo Enaex) ubicada en Perú.  Ésta, actualmente, produce alrededor de 8.6 toneladas de H2V al día.

La planta Cachimayo opera desde 1965 y es la única planta local de producción de nitrato de amonio grado ANFO, con una capacidad de producción de 36 Mton/año.  Originalmente era alimentada mediante energía hidroeléctrica y más recientemente, suscribió un PPA renovable de energía certificada mediante la adquisición de certificados REC. La planta industrial de amoniaco usa el hidrógeno verde con 25 MWe de consumo aproximado en electrolizadores.

A pesar de estar más atrasado que sus pares latinoamericanos en cantidad de proyectos, el pasado 23 de marzo, el gobierno peruano promulgó la Ley de Fomento al Hidrógeno Verde (Ley N° 31992), la cual fue recibida por expertos del sector como la normativa más “ambiciosa” de Latinoamérica en cuanto a objetivos e incentivos.

Esta regulación recae en los proyectos de ley 3267, 3272 y 4374,  y tiene como objetivo fomentar la investigación, el desarrollo, la producción, la transformación, el almacenamiento, el acondicionamiento, el transporte, la distribución, la comercialización, la exportación y el uso del hidrógeno verde como combustible y como vector energético en el país.

En este escenario, Pool Suarez, experto del sector, destacó en sus redes sociales: «El desafío está en la mesa. Con esta ley, Perú podría desplegar hasta 12 GW de electrólisis con un costo objetivo de 1 USD/kg de H2V, y reemplazar el 100% de los combustibles fósiles en industrias como el acero y el cemento para el 2050». 

1716393264568

Y agregó: “No obstante, esto requiere una acción coordinada y decisiva. Es crucial definir un enfoque claro y decidido sobre qué vector energético se va a priorizar en el futuro, buscando siempre la competitividad. Para ello, es esencial que tanto el gobierno, como la demanda y la oferta hagan su parte”.

De acuerdo al experto, además de la planta de Industrias Cachimayo, los esfuerzos más significativos de Perú se han centrado en la industria, con ejemplos como: el de Colbun S.A que recientemente inauguró una planta de hidrógeno con capacidad de 8,000 m³ al año, e iniciativas de empresas como Verano Energy, Anglo American y Repsol que también están apostando por el desarrollo del H2V en el país.

El camino a seguir

Bajo esta premisa, el hidrógeno verde presenta una oportunidad única para que Perú transforme su matriz energética y se convierta en un líder regional en energías limpias. Con la Ley de Fomento al H2V, el país ha dado un paso significativo, pero el verdadero desafío radica en la implementación efectiva y la colaboración entre todos los actores involucrados.

La competitividad en el mercado global de hidrógeno verde dependerá de la capacidad de Perú para desarrollar su infraestructura, atraer inversiones y fomentar la innovación tecnológica. 

Según Suarez, la visión de desplegar hasta 12 GW de electrólisis es ambiciosa pero alcanzable si se alinean correctamente los esfuerzos y recursos.

“Estamos de vuelta para seguir generando conocimiento en el mercado de energía en Latam, promoviendo un futuro más limpio y sostenible”, concluyó.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *