El Ministerio de Energía y Minería presidido por Juan José Aranguren está trabajando fuertemente en la reglamentación de la Ley de promoción de Energías Renovables N°27.191, promulgada en octubre pasado. No es casual la designación de Sebastián Kind al mando de la Subsecretaría de Energías Renovables ya que fue el redactor del documento de la ley.

Entre los detalles que prevé la norma, se especifica la amortización acelerada del impuesto a las ganancias, la devolución anticipada del Impuesto al Valor Agregado (IVA), la exención del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, la exención del impuesto sobre la distribución de dividendos (10%) ante la reinversión de utilidades y la exención de los derechos de importación para bienes de capital y equipos hasta el último día del 2017, entre otros beneficios fiscales.

Según Luís Galardi, vicepresidente de la Agencia de Inversiones de Neuquén (ADI-NQN), aquellos mecanismos de promoción, sumado a condiciones específicas como financiamiento a tasas de 2 al 4 por ciento y un factor de capacidad por arriba del 37 por ciento, posibilitarán el cierre de proyectos eólicos por un precio de entre 80 y 85 dólares el MWh, bajo la resolución 108. Los últimos proyectos eólicos acordados con la Compañía que administra el mercado eléctrico mayorista, CAMMESA, rondaron los 108 dólares el MWh.

En diálogo con energiaestrategica.com, Galardi señala que para que sea viable este tipo de proyectos, se debe garantizar una Tasa Interna de Retorno (TIR) no menor del 10 por ciento. “Cada punto en el factor de capacidad aumenta de gran manera la TIR”, observa.

Vale destacar que el 70 por ciento del territorio argentino cuanta con vientos aprovechables para la generación de energía eléctrica y que ciertas zonas de la Patagonia cuentan con un factor de capacidad de cerca del 50 por ciento.

Nosotros, en Neuquén, tenemos un factor de capacidad que va del 37 al 43 por ciento y ya tenemos en perspectiva la construcción de algunos parque eólicos”, resalta Galardi. Actualmente la provincia sureña trabaja para desarrollar dos proyectos: Picún Leufú y La Americana, ambos de 50 MW.

El funcionario de la Agencia de Inversiones revela que con el cambio de gestión se están volviendo a interesar en Argentina clásicas entidades de financiamiento internacional, las cuales ya están expectantes en prestar dinero a tasas bajas.