Este proyecto está alineado con el objetivo de lograr la carbono neutralidad en sus propias operaciones para el 2030. Asimismo, en la planta de Transformadores se ha querido contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos por la ONU, impactando directamente el 7mo “Energía asequible y no contaminante”, y el 12vo “Producción y consumo responsable”.

De esa manera se ha establecido la necesidad de aportar de una manera importante en la disminución de los consumos de energías convencionales y migrar a energías más sostenibles.

“En Hitachi Energy estamos altamente comprometidos con la descarbonización a nivel global, combinado con el crecimiento energético que estimamos será el doble para el año 2050, toda vez que estimamos pasará del 20% al 40%”, afirmó Alfonso Guerrero, Gerente General de la fábrica de Transformadores de Hitachi Energy.

“Hitachi Energy es pionero en plataformas digitales y de energía, que ayudarán a nuestros clientes a superar la complejidad, incrementar la eficiencia y acelerar la transición hacia un futuro energético sostenible”, continuó.

La planta fotovoltaica y su implementación hacen una contribución importante a la comunidad en Dosquebradas, pues habrá menos consumo de energías que se alimentan de combustibles fósiles. De esta manera, Hitachi Energy ratifica su compromiso de ser una compañía amigable con el medio ambiente, que produce energía limpia y sana para sus clientes a nivel global.

El aporte a la industrialización de Dosquebradas, Risaralda

Hace 20 años se encuentra instalada, en este territorio, la fábrica de Transformadores de potencia y distribución de Hitachi Energy, donde se producen más de 12 mil transformadores al año, los cuales cubren las necesidades de los clientes, tanto nacionales, como de todos los países de América.

En el 2015, se inauguró la planta Metalmecánica dónde se producen los tanques para los transformadores. Esta fábrica también cuenta con un proyecto fotovoltaico el cual aporta el 12% de la energía necesaria para su operación.

Las plantas de la multinacional Suizo-Japonesa en Dosquebradas, Risaralda, cuentan con la misma tecnología de las otras 60 fábricas que tiene la compañía a nivel mundial, incluyendo la de Alemania y Suiza.

Además, la compañía tiene una gran importancia a nivel socio económico para la región, pues su ubicación estratégica le permite impactar positivamente cerca de 300 familias con empleos tanto directos como indirectos. También cuenta con más de 130 proveedores nacionales.