¿Cuáles proyectos están desarrollando?

Al inicio, entre 2016 y 2108 la empresa estuvo fuertemente orientada a la búsqueda de financiamiento e inversión para proyectos de energías renovables en Latinoamérica, capital principalmente que venía proveniente de empresas canadienses. Ahora contamos con un pool de 12 inversionistas de alto nivel.  Sobre este particular, pudimos cerrar dos operaciones (parques solares fotovoltaicos) en México y estamos esperando que se supere una etapa de arbitraje para poder cerrar la compra de una central minihidro en Perú por un monto aproximado de 50 millones de dólares.

Uno es el parque eólico de 60 MW en la zona central del país con un muy buen punto de interconexión donde estamos avanzando con los estudios preliminares y donde ya tenemos grandes posibilidades y avances de cerrar un PPA con un offtaker calificado. Este primer proyecto lo estamos codesarrollando con una empresa peruana.

El segundo es  un proyecto solar fotovoltaico de 300 MW (2×150 MW) también en la zona central del país con un muy buen punto de interconexión donde estamos avanzando con los estudios preliminares y lo queremos dejar listo para inicios del 2021 para poder presentarlo a la próxima subasta RER, este segundo proyecto lo estamos codesarrollando con una empresa chilena.

¿Está pensado para abastecer a grandes usuarios?

En Perú existen varios lugares estratégicos donde se están y van a desarrollar proyectos industriales de gran envergadura que a futuro se van a convertir en grandes consumidores de energía (consumidores intensivos) y parte de nuestra estrategia es centrar nuestra atención en ofrecerles precios competitivos de energía limpia y 100% renovable a estos proyectos desde sus etapas de construcción.

¿Es competitivo el proyecto a pesar de que en Perú todavía no se reconoce potencia firme a la energía solar?

El marco normativo que promovió OSINERGMIN y que finalmente fue aprobado por el MINEM ha favorecido en cierta medida solo a los proyectos eólicos reconociéndoles un porcentaje de su potencia firme cuya contribución sea dentro del rango de horas de máxima demanda. Pero preciso que esta aprobación resulto ser bastante discriminatoria para la tecnología solar fotovoltaica ya que el porcentaje de reconocimiento y pago de la potencia firme sería prácticamente nulo.

¿Y podrán competir?

Estos proyectos solares fotovoltaicos difícilmente pueden salir a competir de igual a igual con las otras tecnologías, por lo que solos se podrían viabilizar (bancar) si es que se canalizan por una subasta RER con apoyo y voluntad del Gobierno.

Ahora bien, post coyuntura del COVID 19 es más que seguro que las garantías que van a solicitar los bancos, fondos de inversión y prestamistas se van a endurecer fuertemente, por toda la incertidumbre que se espera por la recuperación de la economía a nivel mundial, y debido a la tendencia a la baja de los precios de generación con este tipo de fuentes renovables.

Concluyo entonces que sería muy arriesgado desarrollar un proyecto solar fotovoltaico a gran escala en Perú (al menos mayor a 100 MW) y tener que verse forzado a comprar potencia firme a otro generador (sabrá Dios si le quieren vender y a qué precio) para salir a negociar y buscar cerrar PPAs con privados.

¿Por qué se demora el reconocimiento de la potencia firme a la solar? 

Lo más probable es que en lo que resta de este año ninguna de las instituciones del Estado involucradas con energías renovables (MINEM, OSINERGMIN y COES) al menos en Perú, vaya a priorizar temas como el reconocimiento y pago de la potencia firme para las plantas solares fotovoltaicas.

¿Está en agenda?

Se esperaba para julio de este año que la comisión conformada para la revisión y reestructuración del sector eléctrico peruano emita su informe final, pero tal como van las cosas y estas ampliaciones de cuarenta, lo más probable es que esto no se cumpla.

Lo más seguro, es que temas como este, sean abordados recién para inicios del próximo año y que poco a poco con la recuperación de la economía, sean los grandes proyectos los llamados a otorgarle ese dinamismo que tanta falta le hace a este el sector.

La única salida es una nueva subasta de renovables..

Debería el MINEM plantearse seriamente este reto para que a mediados de este año se inicien todos los trámites administrativos para convocar en un horizonte no mayor a 6 u 8 meses (mejor dicho, para inicios del 2021) llevar adelante una quinta subasta RER.

Este debe ser un tema que se debe tomar con carácter de urgencia y como parte de una estrategia de interés sectorial energético para el país. La generación con fuentes renovables no convencionales (RERNC) ha demostrado estar presente y dar la talla durante la época de crisis en esta pandemia.

También se ha demostrado que sus precios son bastante competitivos y lo único que falta es consenso para buscar los mecanismos apropiados para canalizar y aprovechar todos estos beneficios de manera que todos los peruanos contemos con cada vez mejores precios de energía a nivel residencial, y que también nuestra industria se vuelva más competitiva en la región, pudiendo de esta forma trasladar estos bajos costos de energía a toda su cadena de procesos productivos.

El Peru es un país muy privilegiado ya que cuenta con recursos energéticos de talla mundial y adicionalmente tiene terrenos suficientes para desarrollar estos proyectos.

¿Cuáles son las barreras?

Los cuellos de botella se presentan como en casi todos los países de la región en las facilidades para conseguir buenos puntos de interconexión. Reto que debe también ir superándose para evitar la especulación y minado de los nodos cercanos donde el recurso viento y sol son los más elevados.

Otros temas que también quiero precisar y dejar encima de la mesa y que deben ser tratados con suma urgencia por parte del MINEM son la aprobación del reglamento de la generación distribuida (GD) y el reglamento de infraestructura de recarga para vehículos eléctricos.

Estos dos temas se entendían por fuentes oficiales “que ya estaban casi listos para salir” pero una vez más se quedaron en lista de espera.

¿Cómo surgió la empresa?

SUSTAINABLEARTH es una empresa especializada en energías renovables que nace como iniciativa privada de cuatro socios en 2016. Ya en marzo del 2017, dos de sus socios se retiran y los que quedan al frente de la compañía acuerdan la apertura de una oficina en Perú.

Ya para el 2018 se apertura una oficina en Canadá. De común acuerdo, a finales de 2019, los 2 socios deciden formar dos empresas para que cada una tengan una independencia propia, quedando de esta forma SUSTAINABLEARTH LATAM con foco y presencia en todo Latinoamérica y presencia principalmente en CANADA y USA.

Actualmente la firma cuenta con 4 líneas de negocios: tres muy relacionadas con las energías renovables (financiamiento, desarrollo de proyectos y nuestra propia línea de generadores solares autosostenibles) y una línea de negocios orientada al suministro de agua potable.

A futuro, y calculamos que para julio de este año 2020 si el COVID nos lo permite, estamos incorporando un nuevo servicio especializado de consultoría e ingeniería energética, para lo que ya hemos iniciado los trámites para la incorporación de un nuevo socio a la empresa que cuenta con gran reputación y trascendencia en el sector.

Otra de las actividades que nos hemos especializado durante estos primeros 3 años, es en la búsqueda de terrenos aptos y de libre disponibilidad para el desarrollo de proyectos con energías renovables en Perú.