Actualmente las energías renovables no convencionales representan en Chile un 24,6% de la matriz eléctrica, con 6.286 MW de capacidad instalada.

De ese total, más del 30% está conformado por centrales de energía eólica, cuya potencia asciende a 2.146 MW. Esa capacidad explica el 8,4% de la matriz eléctrica, una de las penetraciones más importantes de la región.

Instalaciones eólicas por región. Fuente ACERA

Chile ha logrado este hito durante más de una década de crecimiento sostenido en la incorporación de energía eólica.

Fuente: ACERA

Según el último informe de ACERA, al 1 de mayo la Comisión Nacional de Energía (CNE) registró 1.718 MW de capacidad de proyectos eólicos en construcción; asimismo, otros 4.719 MW en estado “aprobado” y 3.571 MW “en calificación”.

Al respecto, Darío Morales, Director de Estudios de ACERA, evalúa las probabilidades de que estos proyectos avancen y los más de 1.700 MW eólicos en estado de obra puedan entrar en operación comercial en los plazos previstos.

¿Qué expectativas tiene ACERA sobre la cantidad de proyectos eólicos en construcción, evaluación y con aprobación que registra la Comisión Nacional de Energía?

Es normal que, al menos en Chile, el número de proyectos que se encuentran sometidos al proceso de evaluación ambiental sea mayor al número de proyectos declarados en construcción. Lo que es importante señalar es que, para que un proyecto sea declarado en construcción, debe cumplir una serie de requisitos especificados por la Comisión Nacional de Energía, tales como permisos, autorizaciones, órdenes de compras de equipos, entre otros.

Esto permite afirmar, con un cierto grado de certeza, que la mayoría de los proyectos declarados en construcción tienen una alta probabilidad de ser materializados en el corto y mediano plazo.

¿Cómo impactará el COVID-19 sobre estos 1.718 MW en construcción?

Aún es prematuro decirlo. Según lo que hemos podido constatar con nuestros asociados es que la situación nacional e internacional está impactando fuertemente el desarrollo normal de los proyectos.

Se está haciendo difícil, no sólo conseguir permisos y tramitaciones, sino que las restricciones de desplazamiento imponen dificultades mayores.

A este respecto, las empresas están en permanente contacto con las autoridades con el propósito de ir resolviendo estas dificultades. En virtud de ello, las instalaciones han seguido operando y suministrando energía en la forma en que se espera, y los proyectos han continuado su construcción.

Darío Morales, Director de Estudios de ACERA

No obstante, ¿cree que alguno de los emprendimientos podría atrasarse al punto de postergar su entrada en operación prevista?

Si bien el escenario es muy incierto para entregar una visión clara de cómo se podría ver afectada la continuidad de algunos proyectos, de lo que sí tenemos certeza es que la industria renovable está trabajando arduamente -junto con tomar todos los resguardos para sus trabajadores- para mantener el sector andando, tanto de los proyectos en operación como mantener adelante la construcción de los futuros emprendimientos.

¿Cuál será el desafío de la industria para este año y qué expectativas tienen sobre el 2021?

Si vemos lo que ha sucedido en los últimos años, normalmente en Chile se instalan cerca de 1.000 MW de potencia renovable al año, donde un porcentaje importante de eso corresponde a energía eólica.

Esperamos que las cifras de 2020 y 2021, si bien pueden ser un poco menores debido a lo que hemos visto anteriormente, sigan estando dentro de este orden de magnitud. Sin embargo, como es natural, todo dependerá de cómo siga evolucionando la crisis sanitaria en nuestro país y el mundo.