De cara a la presentación de ofertas de la licitación de energías limpias por 1.000 MW prevista para el 5 de septiembre, el Gobierno detalló las características de esta reserva financiera creada a través de la Ley 27.191 con el objetivo de minimizar el riesgo a los inversores ante la necesidad de firmar contratos con la Compañía Administadora del Mercado Eléctrico (CAMMESA).

Carlos Cueva, reconocido experto legal en la materia, analizó el tema en una entrevista para energiaestratégica.com

¿Qué novedades legales introdujo el contrato?

El Contrato principalmente regula el Fondo Fiduciario creado por ley 27.191 y luego reglamentado por Decreto 531/2016,  por lo que no sería correcto que vaya más allá e introduzca novedades legales.  Lo que es de destacar en primer lugar es el avance que va teniendo la regulación de los institutos creados por ley 27.191, conforme era el compromiso de las autoridades. En segundo lugar destaco en líneas generales la buena estructura y detalle del contrato, que le da estabilidad jurídica.

Finalmente, y volviendo al tema de las novedades,  observo que el contrato avanza en algunos puntos que si bien surgen de la ley, o estaban reglamentados: por ejemplo, emisión de Valores Representativos de Deuda sujetos al régimen de oferta pública o privada; posible emisión de Avales por parte del Tesoro Nacional para garantizar además del repago de los VRD, las deudas de CAMMESA, del FODER y del Fiduciante bajo contratos de abastecimiento; o posibles nuevas Contragarantías del Estado o de agencias multilaterales de crédito. Sin perjuicio que estos institutos aún no estén operativos, se puede vislumbrar que hay interés en desarrollarlos a fin que apoyen finalmente directa o indirectamente la inversión en estos proyectos.

 ¿Está claro cómo será el proceso de prioridad para proyectos que necesiten financiamiento del FODER?

Si bien el contrato de fideicomiso detalla cuales son en general los bienes fideicomitidos destinados a financiamiento, las cuentas específicas, las garantías de repago, etc. aún no está claro el proceso de asignación de financiamiento a través del FODER. Esto debería reglamentarse por norma superior para ser luego volcados siguiendo tales lineamientos,  a los Instrumentos de Financiamiento que prevé el contrato; entiendo que esto es un tema pendiente para las autoridades.

 ¿Hay interés de los desarrolladores por utilizar este fondo?

Desconozco este dato, pero al inicio de este proceso observé expectativas de los desarrolladores para utilizar este fondo, incluso se hablaba de que el mayor o menor financiamiento requerido al FODER podría ser una variable para adjudicación de ofertas. Pero la estructura final del PBC, como otra normativa aplicable, no reguló esta faceta del FODER como lo expliqué en la respuesta anterior. Por ello, entiendo que hoy más que nada los inversores buscan financiamiento privado más que vía FODER, al menos para llegar a ofertar en la primer ronda licitatoria.

¿Quedó algún aspecto de importancia sin especificar en el contrato marco?

Si bien no es un tema específico del contrato de fideicomiso, sino de normativa de jerarquía superior, queda aún por definir el cargo específico que formará parte sustancial de los bienes fideicomitidos destinados a garantía de pago por energía. Entiendo que éste es un aspecto vital, teniendo en cuenta que el Banco Mundial garantiza la obligación de compra del proyecto por parte del FODER ante un evento de incumplimiento de pago de CAMMESA o ante eventos de inconvertibilidad o intransferibilidad de dólares, pero no garantiza obligaciones de pago por energía.