A fin del año pasado, referentes de la industria de la autogeneración mediante fuentes de energías renovables plantearon al Gobierno nacional modificaciones sobre el Acuerdo 1.071 del Consejo Nacional de Operaciones (CNO), que fija «Requisitos de Protecciones para la conexión de Sistemas de Generación (menores a 5 MW) en el SIN colombiano».

Actualmente se dieron modificaciones pero éstas no llegan a satisfacer de fondo al reclamo de los industriales.

Para ahondar sobre este tema, Energía Estratégica entrevistó a Juan Esteban Hincapié, Co-Fundador y Gerente de Estrategia de ERCO Energía, empresa dedicada a la ingeniería y construcción de proyectos de energía solar fotovoltaica, así como también a emprendimientos de energía solar térmica y movilidad eléctrica en Colombia.

¿En qué situación se encuentran los requisitos de protecciones que exige el Consejo Nacional de Operaciones?

El 20 de diciembre de 2019 entró en vigencia el acuerdo 1.258, por el cual se modificó el acuerdo 1.071 que era el que establecía los requisitos de protección para los sistemas menores a 5 MW.

Se logró un avance importante ya que se pasó de tener una normatividad en la cual las protecciones se definían en función del nivel de tensión del punto de conexión a un acuerdo en el que estas protecciones eran definidas según la potencia del sistema a instalar.

El acuerdo 1.258 define rangos de potencia entre 0 y 0,25 MW, entre 0,25 MW y 1 MW y entre 1 MW y 5 MW.

Para el rango entre 0 y 0,25 MW se tuvo un avance importante para la industria solar fotovoltaica ya que se exige que las protecciones sean a nivel de inversores. Como la mayoría de ellos cumplen la norma IEEE 1547 y UL 1741, estas protecciones ya están adecuadas en su funcionamiento por lo que se aprovechan óptimamente y el costo del proyecto es razonable.

No ocurre lo mismo con los otros rangos, ya que para proyectos entre 0,25 MW y 1 MW se exigen protecciones con referencia de señal en el punto de conexión con el Operador de Red.

En este caso evidenciamos una contrariedad que puede perjudicar a algunos potenciales usuarios, ya que para dos sistemas equivalentes en el rango entre 0,25 MW y 1 MW, pero que se diferencian entre sí solo en el nivel de tensión en el punto de conexión, las protecciones exigidas son diferentes y por tanto el costo de los proyectos es diferente, con lo que se puede ver afectada la libre competencia entre los potenciales usuarios.

Una situación similar ocurre para proyectos entre 1 MW y 5 MW, en donde se exige un interruptor de potencia o reconectador con señal desde el punto de conexión por lo que esta diferencia de costos entre los dos sistemas equivalentes puede ser incluso más evidente.

¿Qué repercusiones tienen estos cambios en el mercado?

Consideramos que esta regulación puede desincentivar la adquisición de sistemas de autogeneración con fuentes renovables en grandes clientes, los cuales tienen una necesidad de energía alta y grandes áreas potenciales de generación, pero que sus fronteras comerciales están en un nivel de tensión que exigiría una adecuación de la frontera para poder cumplir las exigencias del acuerdo.

Esta adecuación puede afectar el cierre financiero del sistema de autogeneración y, por lo tanto, poner en desventaja al usuario con respecto a otro competidor del sector que deba hacer una adecuación mucho menor.

¿Desde el gremio consideran que debieran realizarse cambios?

Claramente sí. Consideramos que teniendo inversores certificados bajo normas internacionales, con protecciones incluidas y parametrizadas dentro de los mismos, esto se debería tener en cuenta como las protecciones a evaluar según el tamaño del sistema, independientemente de la ubicación del punto de conexión con el Operador de Red.

Como ya comenté, para dos sistemas equivalentes con diferente nivel de tensión en el punto de conexión las protecciones son diferentes. Esto va en contravía incluso del deber ser de la norma, ya que si lo que se busca es proteger a la red, uno de estos dos sistemas estaría ofreciendo menor protección que el otro.

Por lo tanto, consideramos que las protecciones en todos los casos no necesariamente deberán estar en el nivel de tensión del punto de conexión ni referidos a este, sino según donde lo considere pertinente el desarrollador del proyecto justificando al Operador de Red la selección de los sistemas de protección y demostrando el cumplimiento de la normatividad vigente de los elementos que componen el sistema de protección.

Por otra parte, ¿qué expectativas de mercado tienen para este año?  

Grandes expectativas. Las instalaciones están creciendo a muy buen ritmo. Los sistemas están incrementando su promedio de tamaño y el mercado de autoconsumo en C&I (rubro comercial e industrial) está creciendo muy bien.

¿Cuáles son los perfiles de usuarios más interesados?  

En realidad es muy variado, desde residencial hasta C&I. Todos están buscando disminuir sus consumos a través de un sistema solar fotovoltaico.

¿Por qué?

Porque los retornos sobre la inversión son cortos ahora y los proyectos en realidad están generando rentabilidad.

ERCO y empresas del sector plantean al Gobierno medidas para acelerar generación distribuida con energías renovables en Colombia