La empresa rosarina Eiys S.A. desarrolló una aplicación móvil, que puede ser consultada mediante celular smartphone o tablet, para controlar la curva de consumo energético diario, la curva histórica de su consumo en virtud del requerimiento de la demanda que se esté teniendo, como así también el conteo efectivo acerca del valor económico del gasto energético y la huella de carbono que genera su consumo, lo que da como resultado contaminación medioambiental.

La aplicación se orienta básicamente a darle una continuidad o seguimiento a la huella del gasto energético”, resumió Alberto Rosandi en diálogo con este medio, quien essocio fundador y Director Ejecutivo de Eiys.

Lo que nosotros estamos tratando de buscar es encontrar una solución en primera instancia a los consumidores más grandes: industrias, comercios, grandes cadenas de supermercados o shoppings”, explicó y dijo que el próximo objetivo, que está planteado como meta a largo plazo, es que los usuarios residenciales puedan hacer un autocontrol de este tipo.

Lo que uno está buscando es que la gente vaya tomando conciencia en el marco de la eficiencia energética. Yo no puedo ser eficiente en el uso de la energía si no la controlo”, observó el directivo y remató: “Nos parece que es un mecanismo esencial en el cuidado energético el hecho de que uno tome conciencia del gasto de luz y gas y el impacto medioambiental que eso genera”.

Contó: “esto ha sido promovido para las empresas de las cuales nosotros hoy tenemos los datos de cómo están operando. La empresa que quiera ingresar tiene que solicitarnos un código, nosotros hacemos un análisis y se la colocamos –a la aplicación Eiyts- a su disposición en forma gratuita”.

La aplicación puede obtenerse sin costo (‘free’) o, mediante el pago de una cuota, accediendo a la categoría ‘premium’, se podrá gozar del beneficio extra de “alertas, administración de la demanda o  algún elemento que esté vinculado al despacho de gas natural y su seguimiento”, agregó el directivo.

En cuanto al uso de este dispositivo a nivel residencial, dijo que se está trabajando para ello pero que es un objetivo que hay que acordarlo previamente con las diferentes distribuidoras de energía lo que implica “un marco de acuerdo y una plataforma a operar en conjunto”. “Eso hay que acordarlo, todavía no está”, señaló.

Dijo que la disposición digital “es lo suficientemente grande” para que cualquier usuario residencial pueda hacer uso de ella, pero lo engorroso y complejo tiene que ver con el arreglo que debe establecerse con las diferentes prestadoras del servicio.

Somos respetuosos de que los datos pertenecen a las distribuidoras y a los usuarios y hay que acordar hasta donde quieren llegar con la disponibilidad de ese tipo de intercambio de comunicaciones”, aclaró.

No obstante, aseguró que hay diálogo. “Lo que estamos tratando de ver –junto a las distribuidoras- es qué metodología se podría realizar en conjunto para que esta herramienta sea más sencilla, dado que tiene un montón de condicionantes técnicos: la propia medición del usuario, el acceso a datos específicos de su consumo, los distintos modelos tarifarios, advirtió.

Este tipo de dispositivos permitiría no sólo dar cuenta gráfica del gasto energético, lo que desalentaría el derroche y así el impacto ambiental, sino que permitiría anticiparse a los cortes de luz que podrían darse.