El miércoles de esta semana, el Gobierno de Colombia publicó el Pliego de términos y condiciones específicas (ver en línea) de la subasta de energías renovables a largo plazo y el Anexo No. 4: “Minuta de contrato” (ver en línea).

“De fondo no hubo grandes cambios a lo que ya se había anunciado, pero sí se aclararon algunas cosas, sobre todo en lo que respecta al procedimiento de adjudicación y al cronograma”, observa Germán Corredor Avella, Director Ejecutivo de Ser Colombia, en diálogo con Energía Estratégica.

Para el especialista, estas pequeñas modificaciones, como la incorporación de una plataforma capaz de despejar dudas o una extensión del proceso de firmas de contratos de abastecimiento (PPA, por sus siglas en inglés) entre partes -que será de 20 días una vez finalizada la subasta- generarán un proceso más virtuoso de lo que fue la primera versión (que quedó trunca).

“Se aprendió de la primera experiencia. Se incorporaron mejoras en cuanto a toda la metodología”, destaca Corredor.

Para el dirigente, a pesar de que los contratos que se firmen serán horados en pesos (y no en dólares), “va a haber una importante participación de la oferta” en la subasta. Creo que la demanda también va a participar pero la gran duda será con qué precios querrá hacerlo”, plantea.

Para el Director Ejecutivo de Ser Colombia sería un error que la demanda se disponga a participar teniendo como referencia los últimos precios ofertados en países de la región, como pudiera ser el caso de Brasil, que adjudicó proyectos eólicos a 21 dólares por MWh, o solares fotovoltaicos a 16,5 dólares por MWh.

Lea también: «Subasta de energías renovables en Colombia: el “Plan B” que diseñó el Gobierno para que la demanda termine comprando energía renovable»

“La subasta que ha habido en otros países, con precios muy bajos, posiblemente pueda crear una expectativa falsa en la demanda. Hay comparaciones que pueden ser injustas porque muchas veces los productos que se subastan son distintos: algunos pueden tener incentivos extra que no aparecen en el precio final”, observa Corredor.

Y agrega: “El tipo de contrato, las garantías, la contraparte, quién es el que compra. Todo eso varía e impacta en que los riesgos sean distintos y se reflejen luego en el precio”.

El dirigente comparte el punto de vista de Alejandro Lucio, Director de Óptima Consultores, quien en diálogo con este medio consideró que los precios de la subasta colombiana debieran rondar en 45 dólares por MWh, casi 10 dólares menos de lo que hoy la demanda paga la energía.

Además, Corredor advierte que esta, al ser la primera subasta de energías renovables a largo plazo en Colombia de Colombia, “tiene riesgos que sólo surgen por tratarse de un nuevo procedimiento”. “Así ha sido en todas partes del mundo”, cierra el Director Ejecutivo de Ser Colombia.

Cabe destacar que, según la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), en un relevamiento que ha hecho sobre las subastas que se han llevado en América Latina, a finales de 2018 el precio promedio para la energía solar fotovoltaica llegó a USD$ 62 el MWh, y, para la energía eólica en tierra, a USD$ 55 el MWh.

El cronograma de la subasta

Según el cronograma publicado en el Pliego, el martes 22 de octubre será una fecha clave para todo este proceso. Es que ese día se publicará el precio máximo (determinado por la CREG), la revelación de la demanda objetivo y la adjudicación de ofertas.