Desde ayer y hasta mañana, en Bogotá, se estará desarrollando el congreso de energías renovables ANDREC.

Energía Estratégica está presente en el evento y durante el día de ayer dialogó con Ricardo Ramírez Carrero, Director General de la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME).

La máxima autoridad de la UPME enfatizó sobre la cantidad de proyectos de energías renovables que se están registrando. Aseguró que estos emprendimientos han alcanzado un volumen de potencia de 7.500 MW.

Precisó que buena parte del número de proyectos presentados corresponden a la tecnología fotovoltaica. Pero, en términos de potencia, hay tantos proyectos solares como eólicos. “En capacidad están repartidos casi por mitades, aproximadamente”, sopesó Ramírez Carrero.

Esta avidez del sector privado está generando grandes expectativas. No sólo en la posibilidad de que se celebren contratos bilaterales entre generadores y empresas e industrias a precios competitivos, sino que el Gobierno llame a una nueva subasta para el 2020.

Consultado al respecto, Ramírez Carrero no dio una respuesta certera, aunque deslizó la posibilidad: “hay mucho movimiento privado para generar procesos competitivos”.

Lea también: «Desde la UPME confían que la subasta de energías renovables será exitosa: amplia participación a precios competitivos»

Según actores del mercado, para pensar en una nueva subasta una de las condiciones es que el proceso que actualmente se está desarrollando, y que tendrá adjudicatarios el próximo 22 de octubre, sea exitoso.

Un nuevo fracaso, similar al de principios de este año, impactaría sobre el entusiasmo que hay en Colombia.

Pero para Ramírez Carrero esta vez sí habrá una suficiente cantidad de adjudicaciones, dada la cantidad de jugadores que están participando desde el lado de la oferta y el de la demanda.

“Los cambios en condiciones de competencia, en el producto, en el contrato son bien recibidos por el mercado”, destacó el Director de la UPME.

Cabe destacar que algunos de estos cambios tienen que ver con que los contratos PPA se celebrarán a 15 años y no a 12, como se fijó en un primer momento. Además, el hecho de que el producto de contratación de energía sea por bloques horarios intradiarios fue bien recibido por los participantes de la demanda.