Ministerio de Minas y Energía de Colombia persigue un objetivo claro: dejar las reglas de mercado energético y las condiciones de subastas a largo plazo listas antes del cambio de Gobierno. El país está atento a las elecciones que se fijaron para el Domingo 27 de mayo de 2018, sin embargo no descuida las acciones del gobierno actual.

Uno de los espacios para debate que se generó para tratar temas de actualidad política y empresarial es el Foro que periódicamente organiza la revista Semana. En esta oportunidad, el tópico fue «La Revolución Renovable». Entre los funcionarios de gobierno que participaron se destacaron las intervenciones de Germán Arce quien es el Ministro de Minas y Energía, y su Viceministro Alonso Cardona.

«Vamos a hacer una subasta de energía. Vamos a dejar las reglas para hacer una subasta de energía y quiero ser preciso en eso, porque a esta administración le quedan unos 109 días. Vamos a cerrar el ciclo regulatorio que empezamos en el 2014 y vamos a dejar diseñado el mecanismo que nos permita hacer subastas de energía de largo plazo», dijo el actual Ministro de Minas y Energía.

El anuncio fue un tanto confuso a la hora de dilucidar si aseguró lanzar una subasta de energía a largo plazo y además el mecanismo para regularla. La única certeza sobre la cuál también dejó testimonios el Viceministro Alonso Cardona es sobre el mecanismo de reglamentación.

«Hay claridad, pero falta el mecanismo (…) el mecanismo debe estar listo antes de que se termine el periodo del Gobierno» dijo el Viceministro Cardona en corcondancia a lo que dijo el Ministro.

Si bien el 27 de mayo podría ya conocerse quiénes estarán a gobernando el país, en el caso de un balotaje el resultado está previsto que se defina en una segunda vuelta el Domingo 17 de junio de 2018. Pero finalmente será el 7 de agosto la fecha en la que asumirá un nuevo Gobierno colombiano. Es decir que en menos de 100 días primeramente se debería reglamentar el mecanismo para las subastas de energía y luego, ver si habrá lugar a un primer llamado a subasta.

El Decreto 1073 de 2015 denominado “Decreto Único Reglamentario del Sector Administrativo de Minas y Energía” en su Capitulo 8 establece la promoción, desarrollo y utilización de las fuentes no convencionales de energía (ver decreto único reglamentario). En aquel decreto, a través de su Decreto Modificatorio 0570, lanzado en el mes de marzo de este año, se adicionan los lineamientos de política pública para la contratación a largo plazo de proyectos de generación de energía eléctrica y se dictan otras disposiciones (ver decreto 570).

Con el Decreto 0570 de 2018 el Gobierno de Colombia buscó fortalecer, diversificar y complementar la matriz de generación de energía en el país. Es por ello que, una próxima subasta de energías tendrían amplia consideración de la participación de las energías renovables no convencionales.

Desde el punto de vista del Ministerio, hay una búsqueda de impulsar el mercado de energías a través de la incorporación de nuevas reglas de mercado adicionales complementarias. Para la definición de la política publica se tiene como prioridad: lograr la reciliencia del sistema, mejorar la complementareidad, diversificar la matriz, mejorar los precios de la energía y atraer competencia. Por ello, el Viceministro explicó que la intención de su equipo es proponer una política clara y corta en la que quede explicito qué atributos incorporar hoy al sistema energético, y no sólo considerar la energía en MWh sino nuevos elementos a incorporar en la política publica.

Otros retos para el Ministerio de Minas y Energía, antes del cambio de gobierno, es avanzar sobre políticas que estimulen la construcción de infraestructura para mejorar el sistema y obliguen a llegar y abastecer a las zonas más vulnerables.

Arce, quien cumple 8 años en el servicio público, tiene como prioridad dejar sentadas las bases para cumplir con los compromisos del país al 2030. De allí que busque promover a las energías renovables y quiera desarrollar la regulación para contratos a largo plazo con generadores de energía, pero fue claro a la hora de decir que la flexibilidad que propondría no daría lugar a especulaciones, por lo que previó que incluirá además mecanismos de control y sanción.