“Con el fin de complementar la información disponible para la regulación de la Infraestructura de Medición Avanzada (AMI, por sus siglas en inglés) en el país, se requiere el suministro de información adicional de costos y gastos en la lectura de medidores en los mercados de comercialización, información operativa y técnica de los diferentes sistemas, y datos asociados con las experiencias de los pilotos de AMI que algunos agentes han desarrollado”.

El párrafo forma parte de la Circular 98 que publicó la Comisión de Regulación de Energía y Gas el martes de esta semana, y está dirigido a comercializadores y operadores de red.

“Según lo establecido en el artículo 1 de la Resolución 4 0142 de 2020 expedida por el Ministerio de Minas y Energía, y con el fin de que la información pueda ser tenida en cuenta en el análisis de la reglamentación a expedir en la oportunidad requerida, el archivo con la información a reportar deberá ser entregado a más tardar el viernes 6 de noviembre al correo electrónico [email protected]”, indica la Circular.

En una entrevista para Energía Estratégica, Hemberth Suárez Lozano, socio fundador de OGE Legal Services, analiza la medida.

En principio, ¿qué implica la Circular 98 de la CREG?

Implica que el reporte de costos y gastos en la lectura de medidores en los pilotos de AMI se han desarrollado.

¿Este paso es vital para que comience la implementación de la infraestructura de medición avanzada de energía?

Es útil porque el despliegue de la solución de AMI se debe ejecutar cuando se identifique que el beneficio supera los costos incurridos. Por ello, la información de costos y gastos ayuda a identificar ese beneficio.

¿Cree que en lo que resta del año se publicará la decisión definitiva sobre la medición inteligente?

Sí, con base en la agenda indicativa de la CREG, Circular 076, para este año se espera la resolución definitiva de la medición avanzada.

¿Qué opinión le merece la meta de que el 75% de los usuarios cuenten al 2030 con medidores inteligentes? ¿Es alcanzable?

Es un reto. En mi opinión, para el 2030 vamos a tener un porcentaje significativo de medición avanzada. La definición de unas fases de despliegue invitan a ser concretos para reemplazar medidores y fronteras comerciales.

Si lo veo alcanzable porque si los agentes distribuidores no realizan inversiones se les disminuyen los ingresos y la implementación les genera ingresos.

El Gobierno fija en agenda contratos entre privados de energías renovables, distribuida y medición inteligente