Colombia está trabajando en nuevas normativas para impulsar la utilización de vehículos eléctricos, en línea con sus objetivos de crecimiento sostenible, que incluyen la incorporación de energía renovable.

El objetivo que se propone la Ministra de Energía, María Fernanda Suárez, es contar con un parque de 600 mil rodados propulsados a energía eléctrica en un plazo de 11 años.

“Una de las ventajas de este tipo de vehículos es que el costo de las baterías ha venido disminuyendo, pasando de 287 dólares kilovatio hora en 2016 a 176 dólares kWh en 2018″, explicó.

Y agregó que «se estima que en 2022, el costo será de 94 dólares kilovatio hora”. Fue durante un evento del sector realizado esta semana en Bogotá.

La ministra valoró que en esta transición Colombia sigue apostando por fósiles menos contaminantes. «Durante este Gobierno, el diésel ha pasado de 25 a 10 partes por millón de azufre, mientras la norma establece que debe ser de 50 partes por millón, y la gasolina ha pasado también de 150 a menos de 100 partes por millón de azufre, anticipándonos a la meta establecida para el año 2020”, precisó.

Teniendo en cuenta que aumentará la demanda de energía eléctrica, Suárez valoró los planes para incrementar utilización de energías limpias.

«Ya logramos asegurar cerca de 1.400 megavatios de capacidad instalada en este tipo de fuentes para los años 2022-2023. Seguiremos promoviendo las energías limpias para atender el incremento de demanda de energía que implicará la incorporación de estas nuevas tecnologías, de manera responsable con el medio ambiente”, destacó.