El presidente del CIPBA, Norberto Beliera, explicó que el objetivo es que en la futura reglamentación «quede expresamente establecida la imprescindible intervención de los Ingenieros legalmente habilitados, en los proyectos y ejecuciones de las instalaciones necesarias para la instrumentación del sistema».

«La intervención de profesionales matriculados no solo garantiza el correcto funcionamiento del sistema y el cumplimiento de las normativas vigentes, sino también la calidad de vida de los habitantes del inmueble donde se genere la energía y sobre todo la seguridad pública de sus vecinos», puntualizó Beliera.

La normativa, promulgada en diciembre pasado, dispone «fijar las políticas y establecer las condiciones jurídicas y contractuales para la generación de energía eléctrica de origen renovable por parte de usuarios de la red de distribución, para su autoconsumo, con eventual inyección de excedentes a la red, y establecer la obligación de los prestadores del servicio público de distribución de facilitar dicha inyección, asegurando el libre acceso a la red de distribución, sin perjuicio de las facultades propias de las provincias».

Además crear un Fondo Para la Generación Distribuida de Energías Renovables (FODIS), a través del cual se podrán proveer recursos y otorgar préstamos, subsidios o bonificaciones, así como fijar incentivos a la inyección o bonificaciones para la adquisición de sistemas de generación, o incluso financiar la difusión, investigación y desarrollo relacionadas a las posibles aplicaciones de este tipo de tecnologías.

Por eso desde el Colegio de Ingenieros abrieron también una convocatoria para que los matriculados interesados y con experiencia en la temática se acerquen a la institución para sumarse al grupo de trabajo para lo cual pueden escribir a [email protected], o acercarse a su respectivo Distrito.