La cadena de valor de la industria nacional eólica, aglutinada en el Clúster Eólico Argentino, se encuentra ante una paradoja.

Según la Ley 27.191, apenas iniciado el 2018, quedará sin efecto la exención impositiva a insumos importados de energías renovables que no se produzcan en el país, tal como fijó la Resolución Conjunta 123/2016 y 313/2016 lanzada en julio del año pasado por orden de los Ministerios de Energía y Producción de la Nación.

Si bien la medida pareciera que perjudica al desarrollo de la industria nacional, dado que importar a tasa cero impide la expansión del sector por cuestiones de competitividad, lejos de ello, la favorece, al punto que hay preocupación entre los industriales por su caducidad.

En diálogo con Energía Estratégica, Rubén Fabrizio, Director Ejecutivo del Clúster Eólico Argentino explica que tal situación se presenta porque la importación del aerogenerador completo no tiene gravado aranceles desde antes de la Resolución Conjunta.

“Si cae esta disposición, y no se modifica el cuadro arancelario del aerogenerador que está en cero, va a haber una feroz asimetría porque ciertos insumos (como las chapas y las bridas) van a estar gravados con arancel alto y el equipo completo con arancel nulo”, detalla.

“Así –continúa-, la resolución conjunta equiparó costos de importación entre el aerogenerador completo y sus partes a importar, lo que beneficia a la industria nacional que permite complementarse con insumos del exterior a arancel cero”. En definitiva, al proyectista le convendría más traer de afuera el equipo terminado que importar partes e incorporar componente local.

El empresario cuenta que es un tema que lo han dialogado “con todos los funcionarios y todas las autoridades”. “Es una asimetría histórica que se tiene que resolver”, enfatiza.

‘Compre Argentino’

Por otro lado, el viernes pasado los ministros de Producción y Trabajo, Francisco Cabrera y Jorge Triaca, respectivamente, anunciaron que enviarán al Congreso un proyecto de Ley de «Compre Argentino».

Según adelantaron, la propuesta ampliará los márgenes de preferencia para la industria nacional, del 8 al 12 por ciento para PyMEs, y la obligación para las empresas extranjeras que ganen licitaciones de incluir un 20 por ciento de componente nacional.

«Estimamos que la inversión pública rondará los 200.000 millones de dólares durante los próximos 8 años y queremos que las PyMEs argentinas tengan una preferencia y puedan sacar provecho participando en la integración de los productos», señaló Cabrera durante la audiencia.

Según el Director Ejecutivo del Clúster Eólico Argentino, quien participó durante la jornada, es alentador el anuncio pero prefiere no pronunciarse al respecto hasta tanto no poder analizar en detalle el texto del proyecto oficial.

No obstante, reconoce: “la Ley vigente de ‘Compre Nacional’, que es la 25.551 y su marco legal, históricamente se ha incumplido sistemáticamente. Entonces entendemos que está bien que haya una modificación”.

Por su parte, Oscar Gentili, titular de la Confederación General Económica (CGE), en declaraciones luego del anuncio del proyecto de Ley destacó: «de aprobarse en el Congreso, permitirá contar con una ley que promueve el fortalecimiento de las pymes. Es imprescindible desarrollar la competitividad y la eficiencia de la industria local».

Del mismo modo, Martín Etchegoyen, secretario de Industria del Ministerio de Producción, estimó: «se podrían generar 70.000 nuevos puestos de trabajo en los próximos años con una integración del 40 por ciento de productos nacionales en las compras que realice el Estado».

Para la elaboración del proyecto, el Gobierno tuvo asesoramiento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), referente en la materia, y siguió los lineamientos de países modelo en este tipo de medidas como Israel, Estados Unidos, México y Brasil.