Claudia Sheinbaum, primera presidenta de México: ¿cómo es su compromiso con las energías renovables?

La candidata electa por el oficialismo asegura que avanzará con el “Segundo Piso de la Cuarta Transformación”. Entre sus promesas de campaña, plantea encarar la transición energética con un enfoque en la mitigación de gases de efecto invernadero.


Nanda Singh

Por

nandas@energiaestrategica.com

Claudia Sheinbaum ganó las elecciones a la Presidencia de los Estados Unidos Mexicanos. De esta manera, se convierte en la primera mujer presidenta en los 203 años de la República.

Con una trayectoria política como secretaria de Medio Ambiente de la Ciudad de México (2000-2006) y jefa de Gobierno de la Ciudad de México (2018-2023), la candidata del oficialismo obtuvo la mayoría de votos en esta instancia nacional.

En palabras del presidente saliente Andrés Manuel López Obrador , aún a la espera de que el Instituto Nacional Electoral (INE) publique los resultados oficiales, sería “la presidenta posiblemente con más votos obtenidos en toda la historia de nuestro país”.

La sucesora de AMLO estuvo acompañada en este proceso democrático por la Coalición Morena, Partido del Trabajo y Partido Verde Ecologista de México, quienes celebraron su victoria en la noche del domingo 2 de junio, ante una multitud de ciudadanos en el zócalo de México.

En el ámbito académico, Sheinbaum cuenta con un marcado interés en la sostenibilidad energética. Licenciada en Física, con Máster en Ingeniería Energética y Doctorado en Ingeniería en Energía por la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha desarrollado tres tesis vinculadas al estudio termodinámico de estufas de leña, la economía del uso eficiente de la energía eléctrica y tendencias de la energía residencial en México.

Durante campaña se refirió a su compromiso con la transición energética incluyendo para la mitigación de emisiones contaminantes el impulso a la movilidad eléctrica y paneles solares particularmente para las viviendas, mientras que en gran escala deslizó que en la matriz nacional apostaría a una base de ciclo combinado con gas natural acompañada de energías renovables.

Respecto a la participación de la iniciativa privada en el mercado eléctrico mayorista, la presidenta electa se pronunció a favor de un fortalecimiento de la empresa estatal que «de soberanía al sistema eléctrico» mientras se debatía por la Reforma de AMLO a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE).

«AMLO planteó que el 54% de la energía la genere CFE y el 46% los privados. Es una relación razonable. No puede ser es que se beneficie a los privados en contra de la CFE», declaró a inicio de este año 2024.

Aquello despertó críticas y cuestionamientos de diversas facciones asegurando que la propuesta del oficialismo iría en detrimento de la libre competencia y desincentivaría la participación de nuevos agentes en el mercado.

Avanzada la campaña, durante el segundo debate presidencial, la candidata por la Coalición Morena, Partido del Trabajo y Partido Verde Ecologista de México, reafirmó enfoque social de la política que persigue implementar en el sector energético.

“Vamos a avanzar en la transición energética al 2030 en un 50% eso lo dijo México en la última COP. Autos y transporte eléctrico, paneles solares particularmente para las viviendas en el norte del país y en el sur”, aseguró.

Su conocimiento en el tema se remonta a sus años de estudiante e investigadora en el Instituto de Ingeniería de la UNAM, en los cuales abordó como temáticas principales la energía y el cambio climático, incluyendo estudios sobre política y economía de la energía, el Modelo de Energía y Emisiones para México (MEEM), escenarios futuros de consumo y producción de energía y sus emisiones asociadas de GEI, entre otros (ver más).

En línea con aquello, señaló que en torno a la transición energética “hay que trabajar en dos sentidos. El primero tiene que ver con la mitigación de gases de efecto invernadero, eso significa reducir las emisiones que provocan el cambio climático; México tiene 1.8% de esas emisiones y ahí vamos a avanzar en la transición energética que ya lo voy a mencionar un poco más adelante. Por otro lado, la adaptación al cambio climático, que es parte de lo que ya se está trabajando y que ahora vamos a desarrollar también para que podamos atender la adaptación en términos del agua, en términos de la producción en el campo, en términos de la producción industrial”.

Repasando su trayectoria política, en el marco del segundo debate presidencial también trajo a colación los casos de éxito que implementó en Ciudad de México y que considera que podría replicar a nivel nacional.

“Estamos planteando en la transición energética, por supuesto, y como lo planteé tiene que ver con la mitigación de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático global. La única de los tres que ha hecho acciones para el desarrollo en una ciudad de energías renovables es su servidora cuando fui jefa de gobierno: todos los techos de la Central de Abasto tiene una planta solar de 19 MW, la más grande que haya en cualquier lugar del mundo, de igual manera reforestamos 34 millones de árboles (después voy a pasar a lo que se de reforestación por parte del Gobierno Federal) hicimos 17 parques, dos plantas recicladoras de basura, una planta piloto de basura orgánica que vamos a llevar a otros lugares del país inversión de alrededor de 20,000 millones y se hizo una reducción de 2.6 toneladas de CO2 mientras fui jefa de gobierno; es decir, ya lo hicimos y lo vamos a hacer a nivel nacional”.

3 Comentarios

  1. Mauro Rivera

    Una científica al servicio de su país y del planeta. Esta sí es una persona formada para desempeñar un cargo de semejante responsabilidad. Los argentinos descendimos muchísimos escalones

    Responder
  2. GAUTAM S. DUTT

    Claudia fue compañera del grupo de investigación en México y luego hizo una maestría bajo mi dirección, sobre iluminación eficiente en edificios comerciales y públicos. Más tarde un doctorado en ingeniería energética y luego repartiendo su tiempo entre ser investigadora en la UNAM y la política. Fue ministra de medio ambiente de la Ciudad de México (CDMX), fue Jefe de Gobierno de CDMX, renunciando el año pasado para postular como candidata presidencial.
    Una científica, experta en eficiencia energética y el cambio climático: compartió el premio nobel de paz 2007 como parte del panel intergubernamental del cambio climático. (IPCC). Sus 100 publicaciones sobre temas muy importantes son indicadores de un gran nivel. ¿Cómo encontró el tiempo para las funciones públicas?!!!

    Muchas felicitaciones y mucha suerte.

    Responder
  3. Claudia Mabel Díaz

    Ojalá haya en el Planeta muchas presidentas como ella y que pongan sus conocimientos en 0os de la mejora ambiental su pais y
    Felicitaciones

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *