El primer ministro de China, Li Keqiang asegura que hará «importantes esfuerzos» a favor del medioambiente para «reducir drásticamente el smog y la contaminación del agua«.

«La salud pública y la sostenibilidad del desarrollo dependen de la contaminación y de la protección del medioambiente«, dijo Li ante la Asamblea Nacional Popular (ANP), citó AFP.

«Todas las centrales térmicas deberán emprender cambios técnicos, respetando normas más estrictas«, anunció Li Keqian. Las centrales que no respeten las normas serán «cerradas rápidamente«, aseguró ante la cámara.

Además, la creación de una «bolsa de emisiones de carbono«, anunciada para 2017, hará parte del nuevo plan quinquenal (2016-2020).

Con este mecanismo se establecen obligaciones de reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero y permite a los diferentes actores (empresas o países) comprar o vender cuotas (una cuota corresponde a una tonelada de carbono), según sus niveles de emisiones.

Li Keqiang prometió «avances en el remplazo del carbón por electricidad y gas» y «completar la política» sobre el desarrollo de la energía eólica, solar y biomasa.

Contra el smog, dijo que la concentración de partículas de 2,5 micras de diámetro, muy peligrosas para la salud, «tiene que seguir bajando«.

«Aquellos que superen los límites de emisiones serán castigados severamente«, dijo.

Detalló medidas para lograr ahorros, como la «transformación» de edificios de consumo energético, «campañas de divulgación» para ahorrar agua y reciclar los residuos.