Ayer, Generadoras de Chile publicó su Boletín del Mercado Eléctrico correspondiente al mes de julio (ver en línea), en donde se exponen números de junio.

“De acuerdo a la Unidad de Acompañamiento de Proyectos (UAP), de la División de Desarrollo de Proyectos del Ministerio de Energía, a junio 2020 se encuentran en construcción 5.970 MW (71 centrales), de los cuales 91% corresponden a energías renovables, con el siguiente desglose respecto al total en construcción: 15,3% de centrales hidroeléctricas; 28,8% de centrales eólicas; 46,1% a centrales solares; y 1% de otras renovables”, reza el documento.

Allí se expresa que los emprendimientos entrarán en operación comercial de forma paulatina completando la larga lista en diciembre del 2022.

Un dato saliente es que estos proyectos eólicos, solares e hidroeléctricos motivarán inversiones por 10.662 millones de dólares, lo que redundará en miles de puestos de empleo en distintos puntos de Chile.

Por otro lado, según el informe, “al mes de junio 2020, el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) posee una potencia instalada de generación de 25.267,3 MW”. De ese volumen, el 49,4% (12.645 MW) corresponden a proyectos de energías renovables, mientras que el 50,6% restante a fuentes fósiles (12.935 MW).

Pero un aspecto interesante es que los proyectos en etapa de pruebas están dominados por centrales de energías renovables, especialmente Pequeños Medios de Generación Distribuida (plantas de hasta 9 MW).

De los 522,3 MW en ‘pruebas’, sólo 4 proyectos por 48,4 MW son de energía fósil.

Buenas proyecciones

El informe de Generadoras cita a un viejo estudio que publicó la entidad en junio del 2018, el cual señala que al 2030 el aporte de energía de centrales eólicas y solares fotovoltaicas puede llegar a representar entre el 36% y 47% del suministro eléctrico anual

“Este estudio no contempló, por ser posterior, los acuerdos firmados en junio 2019 entre el Gobierno de Chile y cada una de las empresas de generación propietarias de las centrales a carbón instaladas y operando en el Sistema Eléctrico Nacional que compromete no desarrollar en Chile nuevos proyectos de generación a carbón y definir un cronograma al 2040 de cierre o reconversión de las centrales a carbón en operación”, advierten.

Al tiempo que señalan que el escenario podría ser más ambicioso: “el Coordinador Eléctrico Nacional desarrolló un estudio previo en donde, con cronogramas dados de retiro de las centrales a carbón, determinó escenarios al 2030 en que la participación horaria en la operación de las fuentes eólicas y solares fotovoltaicas alcanzaba niveles de entre 58 y 62%”.