Una estimación razonable para el crecimiento del sector estaría en torno a los 1.300 megavatios”, afirmó el director ejecutivo de ACER, Carlos Finat.

Así, siguiendo por este camino, el sector de las energías renovables estará más cerca de cumplir con la ley 20/25 que plantea como meta la incorporación del 20% de Energías Renovables No Convencionales a lamatriz energética del país antes de finalizar el 2025. Con esa ley se introdujo también la obligatoriedad del Ministerio de Energía para llevar a cabo licitaciones públicas anuales de bloques de energía provinientes de medios de generación de energía renovable no convencional, para conseguir así el objetivo del 20% de energía limpia.

Durante el pasado año, las centrales ERNC de Chile crecieron en un 77%, y el total de proyectos aprobados y en proceso de aprobación se acrecentaron en un 47%. Un dato muy importante aportado también por ACER es que el 30% de las licitaciónes de suministro energético fueron adjudicadas a empresas generadoras de ERNC. Con el uso de este tipo de energía limpia, los consumidores finales ahorraron un total de 360 millones de dólares

La Ley 20/25 obligaba que para el año 2014, los generadores deberían acreditar que en el trancurso del año,un 5,5% de la energía suministrada provenía de fuentes renovables no convencionales. El objetivo final de esta ley y de este proceso es llegar al 20% en el año 2025.

Dentro de las acciones que tiene que apremiar el gobierno para conseguir los objetivos se encuentra enfrentar las barreras que limitan una mayor participación de la ERNC en el mercado eléctrico. Para ello es necesario impulsar proyectos de desarrollo de este tipo de energías, para lo cual resultará muy útil la inversión de 3 mil millones de dólares en ERNC anunciada por la Asociación Chilena de Energías Renovables.

Una de las principales dificultades que se encuentran las Energías Renovables No Convencionales en Chile es el precio que conlleva su instalación y mantenimiento. Mientras que las tecnologías limpias como la hidráulica o la eólica, sí se encuentran en una buena situación por tener precios cercanos a los de las tecnologías renovables; las tecnologías nuevas ocmo la mareomotriz tienen aún altos costos asociados a su desarrollo. Los costes de desarrollo más altos los soporta la energía geotérmica, la termosolar, la hidráulica de embalse y la de pasada.