Chile puso en operación comercial plantas fotovoltaicas con una potencia total de 316 MW durante el año pasado, según se recoge en el último boletín sobre energías renovables del Centro Nacional para la Innovación y el Fomento de las Energías Sustentables (CIFES).

De esta manera, la potencia de las plantas fotovoltaicas en operación comercial alcanzó 536 megavatios a finales de 2015.

El informe del Cifes también refleja que la potencia de las plantas fotovoltaicas, entre proyectos comerciales y en pruebas, alcanzó 848 megavatios. Ello supone que la nueva capacidad fotovoltaica se situó en aproximadamente 446 megavatios en 2015, lo que supuso más que doblar la capacidad instalada en el país, que ha pasado de los 402 megavatios a finales de 2014 a 848 megavatios a finales de 2015.

Por otro lado, las iniciativas fotovoltaicas en construcción alcanzan ya los 2.195 megavatios a finales del año pasado, y los proyectos fotovoltaicos con permiso ambiental o a la espera de obtenerlo superan los 14 gigavatios.

Este año, se prevé la puesta en marcha de unos dos gigavatios fotovoltaicos. Según los operadores de los dos principales sistemas eléctricos chilenos, durante el mes de enero se prevé la conexión a red de cerca de 300 megavatios fotovoltaicos.