El jueves de la semana pasada, la Comisión Nacional de Energía (CNE) dio autorización a Enel Generación Chile para el retiro de servicio de la central a carbón Bocamina II, de 350 MW.

Según manifestó la propia empresa generadora a la entidad estatal, a más tardar el 31 mayo del 2022 la central dejará de funcionar.

Días atrás, el 6 julio, la CNE habilitó a Enel la salida de operaciones de Bocamina I, de 128 MW. Esta planta a carbón saldría de operaciones antes del 31 de diciembre de este año.

Cabe destacar que estos procedimientos obedecen al plan de descarbonización que inició el Gobierno federal en junio del año pasado. Estas dos centrales, Bocamina I y II serán las primeras en salir del sistema.

Atento a esta situación, Coordinador (el operador del Sistema Eléctrico Nacional) elaboró un informe técnico (ver en línea) en donde esboza un cronograma de las centrales que entrarán en funcionamiento en los próximos años, garantizando confiabilidad al sistema.

El documento destaca un amplio abanico de proyectos, por 8.343 MW, que actualmente están en estado de construcción y que paulatinamente entrarán en operación comercial hacia el 2024.

De esa nómina, buena parte de los emprendimientos corresponden a proyectos eólicos, solares e hidráulicos.

Entre los proyectos más destacables que entrarán en operaciones próximamente, se encuentran los eólicos Eólica Cabo Leones 2, de 204 MW; y Aurora, de 126,4 MW. Por parte de los solares fotovoltaicos, se puede mencionar a Solar Andes IIA, de 70 MW; Solar Usya, de 52,4 MW; y Solar Capricornio, de 87,9 MW.

El Secretario Ejecutivo de la CNE, José Venegas, destacó el esfuerzo que está haciendo del Ministerio de Energía y las empresas privadas en transición energética.

“Este hito (por la salida de operaciones Bocamina I y II) permitirá avanzar para contar con una matriz energética más limpia y que entregue una mejor calidad de vida para chilenas y chilenos a lo largo del país”, resaltó el funcionario.