1 de octubre 2020

Chile debate sobre la flexibilidad del sistema ante la incorporación masiva de renovables intermitentes

En un webinar organizado por la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (ACERA) especialistas debatieron sobre la incorporación de tecnologías que den soporte a la variabilidad. El escenario más optimista es que se empiecen a aplicar medidas concretas en 2022.


Ayer ACERA            llevó a cabo el webinar titulado “Flexibilidad del Sistema: La regulación necesaria para la inserción a gran escala de las energías renovables a la matriz energética”.

Allí se debatió sobre la necesidad de darle flexibilidad al sistema para que pueda responder a la variabilidad e incertidumbre de la generación y demanda de manera segura y económica ante el gran avance de tecnologías intermitentes.

Entre ellas pueden destacarse a la eólica y la solar fotovoltaica, que cada vez representan un mayor porcentaje de la generación eléctrica chilena (el mes pasado fue del 23%), sobre todo porque se espera un importante volumen de nueva potencia para los próximos meses.

Alfredo Solar, expresidente de la entidad, abrió el evento y dijo categórico: “si queremos referirnos a flexibilidad, tratemos de eliminar las inflexibilidades, se han hecho importantes avances, pero aún queda mucho por hacer”.

“En el gas inflexible también tenemos un tema que afecta al despacho de las renovables y los precios que éstas ven en el mercado. Me parece fundamental que esos elementos, que tal vez no son de la ley, sean considerados por la autoridad y se puedan trabajar”, opinó.

Por su parte, Hugh Rudnick, Director de Systep, se refirió a los tres ejes sobre los cuales está trabajando el Ministerio de Energía: diseño del mercado para el desarrollo de un sistema flexible, dando buenas señales de mercado; marco regulatorio para habilitar la participación de almacenamiento y nuevas tecnologías flexibles; y el perfeccionamiento de elementos del mercado spot.

Por su parte, Carolina Zelaya, abogada y consultora en Regulación Energética, observó que en la aplicación de esta estrategia hay “dos escenarios distintos: uno óptimo y otro realista”.

“El óptimo establece la estrategia de flexibilidad al 2022, 30 meses a contar desde la publicación de la estrategia”, indicó. Sobre el escenario realista apuntó hacia el 2023, “porque se considera muy complejo el período de elecciones del próximo año”, sinceró Zelaya.

¿Debieran pagar sólo las renovables por la flexibilidad?

Ante esta pregunta respondió de manera negativa Patricia Darez, managing director de 350renewables y directora de ACERA. “El aporte de flexibilidad lo hacen la gran mayoría de las tecnologías”, justificó y aclaró: “no es atributo de una sola tecnología”.

La especialista agregó que “hay que tener en cuenta los beneficios que representan para el suministro de los contratos a la baja de los costos de retiro que han traído las renovables variables”.

En esa línea, advirtió: “Hay que tener cuidado en crear barreras artificiales y asignarles costos que en realidad son parte de costos sistémicos”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Reciba las Noticias

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019