La semana pasada, la Mesa de Geotermia, espacio público-privada impulsado por el Ministerio de Energía de Chile e integrado por concesionarios geotérmicos, empresas prestadoras de servicios, asociaciones gremiales como el Consejo Geotérmico, ACHEGEO y ACERA, la academia, el servicio público y colegios profesionales, presentó un importante estudio (VER EN LÍNEA) sobre la capacidad geotérmica del país.

Concluyó que Chile cuenta con exploración suficiente para cifrar el potencial técnicamente explotable de las zonas exploradas entre 1.300 MW y 3.800MW, con posibilidades de inversiones entre 9.000 y 25.000 millones de dólares.

El 72% del potencial geotérmico, para producción de electricidad, se concentra en la cordillera de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta y el otro 28% está distribuido en la cordillera existente entre la Región Metropolitana y Los Lagos.

Cabe aclarar que Chile concentra más del 25% de los volcanes activos del mundo. Además, hizo escuela en Sudamérica en lo que respecta a energía geotérmica, poniendo en funcionamiento la primera planta de gran porte de la región.

Se trata de “Cerro Pabellón”, ubicada en Ollagüe, de 48 MW, y desarrollada por Enel Green Power Chile Ltda. (EGPC), filial chilena para energías renovables del Grupo Enel, y la empresa estatal chilena de hidrocarburos Empresa Nacional del Petróleo (ENAP).

Al Ministerio de Energía le han solicitado últimamente 13 concesiones de explotación de energía geotérmica, las que están en proceso de tramitación y en consulta a las comunidades indígenas, previo a su otorgamiento (Descargar Excel).

Adicionalmente ya se encuentra otorgadas 12 concesiones de explotación, entre las que destaca la asociada a la planta Cerro Pabellón (Descargar Excel).

Además, existen 11 concesiones vigentes de exploración y 1 que está en proceso de solicitud.

Fuente: Ministerio de Energía de Chile.

Lea también: “Chile: empresarios y el Gobierno discutirán políticas para desarrollar energías renovables en una nueva mesa de trabajo”

Por su parte, la ministra de Energía chilena, Susana Jiménez, destacó el trabajo realizado por la Mesa de Geotermia y respaldó este tipo de esquemas: “la asociación público-privada es el mejor de los caminos para diseñar políticas públicas que generen un desarrollo sostenible y un progreso transversal”. 

“Quiero destacar el espíritu de búsqueda de acuerdo y de colaboración entre los diferentes sectores que se han reunido en la Mesa de Geotermia. Las propuestas muestran precisamente las diversas miradas en esta materia y resultaron ser uno de los insumos en la elaboración de la Ruta Energética 2018-2022. Nuestra tarea como Estado consiste en tomar las mejores decisiones en defensa del bien común, y del desarrollo pleno de nuestras potencialidades”, cerró la funcionaria.