El pasado martes, el nuevo gobernador del Chaco, Domingo Peppo, recibió en el salón de Acuerdo de Casa de Gobierno a Marcelo Deltin, asesor legal de Bioenergía Guillermina S.A., empresa interesada en montar una planta de biomasa forestal en la provincia del norte.

En la reunión -donde además participaron los subsecretarios de Ambiente, Claudia Terengui, y de Innovación Tecnológica, Rafael Yurkevich-, Deltin precisó detalles de la generación de la energía través de biomasa forestal, las potencialidades que tiene la provincia para ello y las ventajas que generaría al Chaco.

De acuerdo a un estudio realizado por la anterior gestión, entre la Subsecretaría de Energía del Chaco, la ex la Secretaría de Energía de la Nación y la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de Corrientes, se identificaron 4 zonas potenciales donde podría asentarse la planta de biomasa forestal debido a los recursos residuales boscosos y agro-industriales que se presentan.

Estas son: la localidad de Roque Sáenz Peña, zona de mayor potencial por la próspera actividad forestal y agro-industrial; la ciudad de Villa Ángela, territorio algodonero; Las Palmas, zona arrocera; y Juan José Castelli, donde comienza el Impenetrable. Se estima que en Roque Sáenz Peña podría montarse una planta de hasta 15 MW.

En diálogo con energiaestrategica.com, Gabriel Boczar, miembro a cargo del Departamento de Energías Renovables del Chaco, organismo dependiente de la Dirección de Planificación y Control Energético de la Subsecretaria de Energía, saluda la iniciativa de Bioenergía Guillermina S.A.

El funcionario recuerda que el montaje de plantas biomásicas forestales era un viejo anhelo de la anterior gestión pero que por cuestión de recursos no se pudieron llevar a cabo. Cada planta estaría requeriría un monto de inversión cercano a los 40 millones de dólares.