¿Qué lectura preliminar realizan en GWEC sobre el mercado mexicano?

Como organización de la industria eólica mundial y que tiene presencia en el país, no tenemos la menor duda de que México es uno de los mercados más atractivos para la inversión en América Latina en el corto, medio y largo plazo. 

¿Qué se puede esperar para las energías renovables este año? 

Lo que está aconteciendo en estos momentos, con una falta de definición de una política energética relacionada con las renovables, o bien, con una política que sea clara con respecto al camino que se había emprendido en el pasado, no es la mejor de las señales que podría estar dando en estos momentos el Gobierno nacional a la industria. 

¿Qué definiciones faltan?

Entendemos que es necesario cuando hay un cambio de Gobierno que se tome su tiempo para entender el modelo en el que quiere desenvolver sus políticas. Nosotros acompañamos a cualquier Gobierno, sea del pensamiento que sea, que entienda que necesita de la inversión privada para el desarrollo de sus políticas y que además esté alineado con las políticas internacionales que promuevan una transición energética para tener un planeta más limpio y más sostenible de cara al futuro. 

¿Qué dificultades identifica que pueden ir en contra de ese objetivo? 

Entendemos que México está sobre esa hoja de ruta y comprendemos que puede tener sus dificultades de encajar las políticas que está poniendo en marcha con unos planteamientos que todavía desconocemos desde el punto de vista material. 

Nosotros estamos dispuestos a dialogar y a trabajar conjuntamente con el Gobierno para buscar la sinergia necesaria para que ellos puedan cumplir los objetivos políticos que tengan con relación al sector de la electricidad concretamente . Y también mantener activa la visión a largo plazo de las inversiones en energías renovables que se habían ido implantando en el pasado con la adopción de los objetivos de consumo de energías renovables y de las políticas ya puestas en marcha. 

¿La respuesta sería continuar con las subastas?

No hay un sistema único en el que funciona el sector, desde el punto de vista de los mecanismos de implementación para que se produzcan las inversiones. Se pueden desarrollar proyectos de energía renovable bajo diferentes marcos reguladores exactamente igual de exitosos los unos a los otros. Todo depende de lo que está buscando el Gobierno. 

¿Por ejemplo? 

Si un Gobierno quiere buscar la eficiencia en precios, pues nos parece que la experiencia internacional está dando las señales adecuadas que eso se hace a través de procesos licitatorios, los cuales pueden tener también a su vez diferentes características por que pueden estar dirigidos a facilitar una tecnología en concreto o simplemente a buscar un precio objetivo. 

¿Es lo que podría estar buscando México?

Entendemos que en los procedimiento licitatorios que iniciaron Gobiernos anteriores el objetivo era introducir energías renovables al precio más competitivo. Ahora estamos tratando de entender cuál es la definición que el actual Gobierno mexicano pretende implantar para para desarrollo de los proyectos. 

Hasta ahora, ¿qué mensaje transmite el Gobierno? 

Hay intenciones de acercar las inversiones a las comunidades, lo cual es perfectamente posible en el ámbito de las energías renovables. Hay ejemplos en el mundo de participación de comunidades en proyectos eólicos pero se requiere de una definición mucho más clara en cuanto al alcance que pueden tener en México, los montos de inversión que se precisan, y para ello es necesario soltar una agenda de temas para ir viendo las medidas.

¿Cambió el rol del Estado?

También se ha planteado recuperar cierto protagonismo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como empresa pública dedicada a las actividades eléctricas en sus diferentes esferas. Hay modelos que funcionan perfectamente en el ámbito de una compañía pública.

¿Se podría avanzar exitosamente con nuevos proyectos renovables teniendo a la CFE como generadora? 

Perfectamente podría ser posible. Existen experiencias en el ámbito internacional de mecanismos donde donde las energías renovables y los proyectos de inversión conviven en ambientes de regulación donde la compañía eléctrica dominante es la compañía eléctrica del Estado. 

Quiero poner además el ejemplo de que curiosamente el más destacado de los países latinoamericanos en desarrollo de energía eólica es un pequeño país como Uruguay, cuya compañía eléctrica líder es pública y su modelo llevó a que se produzca un 36% electricidad con energía eólica. Es un ejemplo mundial. 

La inversión privada puede convivir también con una empresa pública. Tenemos ejemplos a lo largo de todo el mundo que indican que es posible.

¿Queda margen para una subasta pública este año? 

El Gobierno mexicano todavía necesita tiempo para definir cómo quiere seguir desarrollando inversiones en el sector de la energía. El sector energético mexicano está necesitado de generación, cómo quiere ponerlas en marcha es algo que todavía está por definir. 

Si no hay subastas, ¿se va a mantener el ritmo de desarrollo de proyectos en inversiones eólicas? 

Estamos esperando que se desbloquee la situación lo antes posible porque verdaderamente la interfase es algo que puede generar tensiones dentro de la cadena de suministro que ya tiene México consolidada. 

En el país se están abriendo plantas. Incluso, en este ambiente de incertidumbre desde el punto de vista regulatorio se está produciendo inversión en activos de plantas industriales.

Entonces, es importante que para la continuidad y la solvencia de estas inversiones las señales del Gobierno sean claras cuanto antes desde el punto de vista de los mecanismos que se van a decidir para para seguir adelante con inversiones en generación de energías renovables. 

Entrevista realizada por Gastón Fenés con la colaboración de Nanda Singh.