Durante el sábado pasado, la presidente Cristina Fernández dio la orden desde Buenos Aires que se dé cierre a las compuertas de la Central Hidroeléctrica Punta Negra mediante una videoconferencia. De ese modo, se formalizó la inauguración de la segunda presa hidroeléctrica sobre el Complejo Hidroeléctrico Río San Juan de su gestión, tal como sucedió con Los Caracoles, obra que se creó en 2009 y aporta 132 MW al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

De la jornada participó Julio De Vido, ministro de Planificación Federal, que arribó a San Juan acompañado del secretario de Obras Públicas de la Nación, José López; además participaron el subsecretario de Energía Eléctrica, Paulo Farina, el vicepresidente de Cammesa, Esteban Kiper, y autoridades provinciales como el gobernador José Luis Gioja, el vicegobernador Sergio Uñac y el presidente de Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE) Víctor Doña que encabezaron el acto realizado al pie de la nueva represa.

Así, la Central Hidroeléctrica Punta Negra, obra que Techint Ingeniería y Construcción y Panedile tienen a cargo desde enero de 2010, a partir de un contrato de 438 millones de dólares, que incluyó desde la revisión de ingeniería básica, ingeniería de detalle, revisión de ingeniería de proveedores, suministros, obras civiles y montaje electromecánico, hasta la puesta en marcha prevista para principios de 2016 tras su llenado, tendrá una potencia instalada de 65 MW, capaz de generar anualmente 300 GWh.

grafico punta negra

Asimismo, permitirá contar con una reserva de agua para ampliar la capacidad de riego en 15.000 hectáreas, logrando así un mejor aprovechamiento de agua para uso rural principalmente.

En diálogo con energiaestrategica.com, Oscar Dölling, especialista en Cuencas Hídricas y director del Programa de Gestión Integral de Cuencas Hidrográficas de la Facultad de Ingeniería de la UNSJ asegura: «Para nosotros Punta Negra es una obra fundamental, especialmente para paliar la época de sequía«.

Cuenta que San Juan se encuentra en el sexto año consecutivo de sequías y que este tipo de obras permiten embalsar agua necesaria para riegos de cultivos. Sumada Punta Negra a Los Caracoles y el Ullum, los sanjuaninos podrán almacenar cerca de 1500 hectómetros cúbicos,

No obstante, el especialista explica que lo ideal sería embalsar 2100 hectómetros cúbicos sobre el Río San Juan para resguardarse ante posibles sequías prolongadas, objetivo sobre el que se está trabajando con la futura construcción de la presa El Tambolar y la posibilidad de desempolvar el viejo proyecto El Horcajo, tal como lo anunció el ministro De Vido el pasado sábado.

Buen pronóstico

En ese sentido, Dölling señala que hay expectativas de que el próximo año sea un año «normal» de nevadas por los comportamientos que se están presentando en el fenómeno del Niño. Esto significa no sólo un corte en la recha de sequías que viene azotando el territorio sanjuanino sino un mayor caudal de agua para las presas.