El Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) actualizó el pronóstico de disponibilidad de generación en el cual se detalla la capacidad que podría instalarse en los próximos veinticuatro meses en el Sistema Eléctrico Nacional. 

Y en el reporte se prevé que se instalen 4,397.78 MW en materia solar, eólica y biogás a lo largo y ancho de todas las regiones de México hasta julio del 2023. Y ese número dependerá en gran medida de la autorización a la interconexión de los parques renovables. 

De ese total de potencia que se podría instalar, más del 52% (2,311.98 MW) corresponde a lo previsto para lo que resta del año, incluyendo el mes corriente. Mientras que la restante cantidad de megavatios (2,085.8 MW) se establecerán el próximo año.

Es decir que, según lo que vaticinó el CENACE, los primeros seis meses del 2023 no tendrá nueva capacidad de esta índole renovable, pero podría variar según cómo avance el mercado energético del país. 

Es preciso mencionar que la energía fotovoltaica será la que mayor evolución posea por los datos brindados por el organismo estatal, e incluso casi que duplicaría la potencia eólica a instalar. Por lo que la distribución por tipo de fuente de energía se distribuye de la siguiente manera:

  • Fotovoltaica: 1,428.98 MW en 2021 y 1,378.8 MW en 2022
    • Total: 2,807.78
  • Eólica: 881 MW en 2021 y 707 MW en 2022
    • Total: 1588 MW
  • Biogás: 2 MW en 2021

De concretarse esta cantidad, la capacidad a nivel de utility scale entre las tecnologías solar y eólica crecería cerca del 35% ya que hoy en día acumulan una potencia aproximada de 13 GW a gran escala, según aportes de algunas asociaciones solares y eólicas del país.

Un nuevo inventario mensual de ASOLMEX muestra con datos cómo se frenó la fotovoltaica en México

Empresarios eólicos se proponen como meta superar los 8000 MW en México

José Celis, director de Mitiga CO2, le comentó a Energía Estratégica que “el número previsto por CENACE es muy bueno, más si se considera que prácticamente no se la puesto dinero a transmisión”. 

“En apariencia puede ser poco, pero si se considera que nuestra infraestructura eléctrica no es nueva, tiene poco mantenimiento y que los costos no están dando por temas burocráticos y de regulaciones previa, para mi se me hace un número maravilloso”, agregó. 

De todos modos aclaró que si se observa el dato desde la óptica del potencial en las diversas regiones del país, “alguien va a decir que es poco”. 

“Pero si en cambio se lo observa desde la otra cara de la moneda, donde CFE Transmisión tiene pocos recursos económicos y que tienen que montar la infraestructura, se me hace una cantidad estupenda”, manifestó.