Ayer, Celsia anunció la venta del 100% de las acciones de Zona Franca Celsia, y de algunos activos asociados a esta operación, a la compañía estadounidense EnfraGen LLC, una filial de Glenfarne Group que en el país andino controlan las empresas Prime Energía Colombia S.A.S. y Prime Colombia Barranquilla S.A.S.

La transacción se realizó por un monto de 420 millones de dólares. Según la compañía colombiana, estos fondos serán reinvertidos para ofrecer energía más limpia y eficiente a los usuarios que abastece por intermedio de sus filiales operacionales.

«En los próximos cinco años, más del 25% de la potencia instalada de Celsia en Colombia provendrá de energías renovables no convencionales, que inyectarán al Sistema Interconectado Nacional cerca de 500 MW de energía eólica y solar”, destacó Ricardo Sierra Fernández, líder de la empresa del Grupo Argos.

El directivo agregó que esta energía se complementará “con un 25% de generación térmica, acorde con el respaldo que requiere nuestra capacidad renovable”.

“Por eso, anunciamos recientemente la adquisición del proyecto Tesorito, una planta térmica a gas a boca de pozo de 200 MW, que aportará 1.665 GWh/año por un período de 20 años, y que espera iniciar operaciones el 1 de diciembre de 2022″, completó Sierra Fernández.

Lea también: «El plan de negocios: Celsia desarrolla proyectos por 330 MW eólicos y aspira construir 250 MW de energía solar»

Zona Franca: la térmica más eficiente del Caribe

En el 2007, Celsia adquirió Termoflores –hoy Zona Franca Celsia–, central de generación termoeléctrica ubicada en Barranquilla, que para entonces tenía una capacidad de 447 MW.

Luego, en el 2011, se expandió su capacidad de generación hasta 610 MW con la construcción y puesta en operación del proyecto Flores IV, que incrementó la eficiencia de la central en un 43%, gracias al menor consumo de gas por unidad de energía producida.

«Logramos que Zona Franca Celsia se posicionara como la planta termoeléctrica más eficiente de la región Caribe y que, además, cumpliera un importante papel de respaldo al sistema eléctrico colombiano con más de 5.000 GWh/año disponibles. La decisión de la desinversión obedece a la transformación que estamos ejecutando en la que un activo como este, posee una capacidad superior a la del balance térmico que queremos tener en nuestro portafolio«, agregó Sierra.

Los 85 colaboradores de la central pasarán a formar parte de EnfraGen, y seguirán apoyando con su talento y capacidades la central. Los directivos de Celsia agradecieron a los habitantes de Barranquilla por la especial acogida que les dieron a sus propuestas empresariales durante estos 12 años, en los que, gracias al empleo generado, la inversión social y ambiental, y la generación de energía para la región, construyeron lazos invaluables.