Con la inversión, la multinacional tendrá un ahorro estimado de US $ 11 millones en el período y 10.547 toneladas de CO2 evitadas anualmente (cantidad equivalente a la energía gastada en 1,217 hogares durante un año).

La energía eólica es producida por aerogeneradores de Omega Energía para abastecer las plantas de Cargill en Ilhéus y Barreiras, en Bahía, y a las terminales portuarias de Miritituba y Santarém, en Pará.

La iniciativa está dentro del objetivo de la compañía de reducir las emisiones absolutas de gases de efecto invernadero en todas sus operaciones en un 10% para 2025, en comparación con la línea de base de 2017, y en línea con el Acuerdo de París y el Desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.