El monto total de la inversión es de 3.500 millones de pesos, incluyendo en el mismo toda la infraestructura necesaria para su desarrollo en los Centros Atómicos Bariloche, Constituyentes, Ezeiza, en el Predio Lima y en la Sede Central de la propia Comisión Nacional de Energía Atómica.

El Proyecto CAREM -Central Argentina de Elementos Modulares- le permite reafirmar a nuestro país su capacidad para el desarrollo y puesta en marcha de centrales nucleares y perfilarse como uno de los líderes mundiales en el segmento de reactores de baja y media potencia.

El primer prototipo CAREM será emplazado en la localidad de Lima, provincia de Buenos Aires, donde ya se encuentran en avance las obras de infraestructura del predio, incluido el edificio que contendrá el reactor.

Generará una potencia de 25 megavatios eléctricos y observará todas las características de las centrales CAREM, reconocidas en los foros especializados como una alternativa más evolucionada que los reactores que se encuentran en operación o construcción en todo el mundo, particularmente por el riguroso estándar de seguridad que obtienen mediante soluciones de alta ingeniería que simplifican su construcción, operación y mantenimiento.

Las centrales CAREM prevén que -al menos- el 70% de sus insumos, componentes y servicios vinculados sea provisto por empresas nacionales calificadas bajo los estándares internacionales de calidad supervisados por la CNEA. De esta forma, el Proyecto CAREM25 será también un dinamizador del sector industrial – tecnológico de punta en nuestro país.

El mundo nos mira

Estos reactores tienen una gran proyección para el abastecimiento eléctrico de zonas alejadas de los grandes centros urbanos o polos fabriles con alto consumo de energía y ofrecen también otras prestaciones, como ser desalinización o provisión de vapor para diversos usos industriales. De allí el interés de países árabes que ya manifestaron su interés en el proyecto que aportaría la energía necesaria para desalinizar el agua marina.

Con respecto al potencial de uso bélico, es importante recalcar que a lo largo de toda la trayectoria de la CNEA desde 1950 hasta nuestros días la energía nuclear siempre se utilizó para usos pacíficos, lo que pocos países pueden demostrar.

Un hito latinoamericano

El Proyecto CAREM es impulsado por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y es llevado adelante por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), con el aporte del 100% del presupuesto del Gobierno Nacional.

La fabricación en el país de su recipiente de presión representa un hito para la industria nacional y latinoamericana, ya que será la primera vez que el recipiente de presión de un reactor nuclear se diseña y construye en el país.

La inversión por su provisión, sumado a sus estructuras internas y su montaje en la planta es de aproximadamente 398 millones de pesos, y estará a cargo de la empresa nacional IMPSA.

El corazón del Proyecto

El recipiente de presión es el verdadero corazón del Proyecto. Se trata de un cilindro que tendrá 3,5 metros de diámetro, 11 metros de altura y un peso aproximado de 200 toneladas. Fue diseñado por la CNEA y será fabricado por una empresa argentina: Industrias Metalúrgicas Pescarmona S.A. (IMPSA).

Siendo el recipiente de presión el único gran componente que no puede ser reemplazado durante la vida útil de la Planta, su montaje debe ser realizado antes que cualquier otro componente dentro del recinto del reactor.

El aporte salteño

Desde hace décadas Salta aporta sus talentos a estos proyectos. Desde la exploración minera en busca de uranio, por ejemplo, en la Regional Noroeste ubicada en nuestra ciudad, hasta la participación en distintos proyectos energéticos. Es el caso del salteño Gastón Michel, de 24 años quien tras egresar como ingeniero mecánico del Instituto Balseiro participará junto a otras 19 personas de la creación de este reactor. «No hace falta ser un genio para dedicarse a esta actividad. Solo curiosidad y muchas horas de silla”, confiesa. Otro orgullo es la participación del ingeniero salteño egresado de la Universidad Nacional de Salta, José María Herrera.

El equipo salteño

Vero Venturini, HMI-Alarmas

Ezequiel Garcia, I&C

Cristian Aramayo, Seguridad Nuclear

Alex Leaño, Becario Robótica

Bruno Gallo, Salas de Control