La Ciudad Autónoma de Buenos Aires sigue estudiando aspectos técnicos y legales para autorizar la libre circulación de autos propulsados a energía eléctrica. Si bien son moneda corriente en gran parte del mundo, sobre todo en Europa, Estados Unidos e Israel, en Argentina aún no se cuenta con una legislación que lo permita, en gran medida, por el lobby petrolero y la falta de decisión política de Gobiernos anteriores.

Sin embargo, este distrito ya tiene en marcha el proyecto, cuenta Pablo Naya, un experimentado de la industria automotriz que lanzó a la creación de su propio modelo de vehículo eléctrico, el Sero Eléctric y está colaborando con las autoridades en lo que significa un primer paso hacia la transformación del parque automotor. “Calculo que a mitad de año va a estar lista la reglamentación”, estimó.

La iniciativa es una realidad, aunque todavía haya escepticismo sobre el tema: “ya entregamos dos vehículos para que los prueben a las autoridades”, destaca Naya. Están en manos de la Secretaría que se ocupa de Ciencia y Tecnología de Capital Federal.

Los modelos adquiridos son los Sero Electric, un pequeño citycar de dos plazas de 2.35 metros de alto, con autonomía de entre 60 y 70 KM y una velocidad máxima de 45 KMh. A priori, la idea es ubicar puntos de carga en el micro y macro centro porteño, aunque está por verse. Va a depender de la función que cumplan en el servicio público.

El diseño del Sero Eléctric cuenta con la licencia del Movitron Teener italiano. En total, su desarrollo demandó una inversión de cuatro millones de dólares y más de cuatro años de trabajo.Cada unidad se calcula que costará diez mil dólares en el mercado, tanto en el negocio de exportación como puertas adentro.

El próximo 19 de abril Naya tendrá una nueva reunión con los funcionarios que se están ocupando del marco regulatorio, a los efectos de conocer los primeros resultados de las pruebas de los rodados. “La idea es más adelante conseguir una ley nacional; para eso hace falta la intervención del Ministerio de Transporte”, anticipó.