Hay que buscar una empresa pública que tenga una trayectoria adecuada en el cumplimiento con sus compromisos; este tema es central”, asegura el coordinador de energías no convencionales del Instituto Argentino de Energía (IAE) y autor del libro «Energías Renovables en Argentina. Una propuesta para su desarrollo«, Luís Rotaeche, a energiaestrategica.com sobre la necesidad de reemplazar a CAMMESA como la empresa que compra energía a los generadores.

Por su parte, Erico Spinadel, titular de la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE) comparte la opinión, y es que ambos expertos sostienen que la deuda millonaria que tiene la compañía que administra el mercado eléctrico genera incertidumbre en los inversores interesados en invertir en Argentina, de cara al lanzamiento de licitaciones que próximamente instrumentará el Gobierno nacional.

CAMMESA es la responsable del despacho de electricidad en el país, establece quién vende, cuándo y a qué precio (por lo menos hasta la vigencia de la Resolución 108/11) y es la que compra la energía. No obstante, su crítica situación financiera, generada por el pago de la energía a un precio mucho más alto al que después vendía, cuenta con el antecedente de contribuir con el fracaso del programa de generación con recursos renovables (GENREN).

Inversores ponían en duda la capacidad de pago de esta empresa estatal y es por ello que de los 895 MW solar y eólico que se licitaron en el GENREN durante el 2010, menos del 15 por ciento de los proyectos se llegaron a concretar. Vale destacar que también influyeron otros factores propios de la presión que capitales internacionales ponían sobre Argentina.

Nombrar a una entidad prestigiosa como responsable de la compra de energía eléctrica es esencial porque debe garantizarle a los generadores estabilidad en el pago durante los 15 o 20 años que duren los PPA (Acuerdo de Compra de Energía)”, analiza Rotaeche.

Por su parte, Spinadel acompaña esta idea, sin embargo, descarta de base que en el lanzamiento de licitaciones para proyectos de energías renovables, que el Gobierno tiene planeado durante el mes de mayo, pueda darse un escenario similar al del GENREN dado que está de garantía de pago el Tesoro Nacional. No obstante, destaca: “El gobierno deberá demostrar a lo largo de los años seguridad para que los inversores se asienten en el país. Cuando hablamos con ellos todavía notamos algo de recelo en las inversiones”.

Un poco más optimista, Rotaeche vaticinia: “Las ofertas presentadas en las licitaciones van a ser prósperas porque hay mucho interés en el mundo de lo que hoy pasa en Argentina: es un mercado virgen con recursos gigantescos”.