Según pudo confirmar energiaestrategica.com, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (CAMESSA) autorizó dos contratos del tipo PPA para la puesta en marcha de dos parques solares: uno en la provincia de San Luis de 5 Megawatt de potencia instalada; otro en Catamarca de 25 Megawatt.

¿Cuál es el precio que otorgó Cammesa? Ambas iniciativas están enmarcadas en la Resolución 108, publicada en el año 2011 por la Secretaría de Energía. La tarifa se determinó en 240 dólares el MWh. En la industria reconocen que “es un número interesante” y que permite costear el alto costo de la financiación.

Si bien no se difundieron los nombres de las compañías involucradas, en el caso del parque solar de Catamarca fueron de público conocimiento las conversaciones de la firma China New Energy Investment Holding Group con el ministerio de Producción y Desarrollo de la provincia. Desde diciembre se vienen realizando reuniones para evaluar el emprendimiento.

Respecto de la iniciativa en San Luis, en cambio, aún no se conocen demasiadas definiciones. Los máximos referentes del sector de las energías renovables consultados por este sitio admitieron su desconcierto ante la noticia. No era una propuesta conocida.

Estas iniciativas se suman a la de Mendoza, impulsada por la Empresa Mendocina de Energía Eléctrica (Emesa). Se trata de un parque de 1 Megawatt de potencia instalada, financiado con 15 millones por parte de Emesa y 10 millones restantes por un subsidio del Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec). Será instalado en un predio de 40 mil metros cuadrados mide, ubicado en el Parque de Servicios e Industrias Palmira (PASIP), en San Martín.

¿Qué es un contrato PPA?

Según explican en la consultora especializada Re-Imagine Group un PPA es una forma de financiación que permite a los propietarios (mineros, industriales, agricolas y otros) acceder a los beneficios de la generación de energía renovable sin necesidad de poseer el equipo y la inversión total necesaria.

PPA es un mecanismo de contrato bien establecido que se ha utilizado durante años por los generadores de energía y en la última década para financiar activos de energías renovables.

El PPA «comprador» (dueño de la propiedad) firma un contrato a largo plazo en el que se compromete a pagar una tasa predeterminada por los kilovatios-hora entregados por la central de energía renovable (Fotovoltaica, Eólica, entre otras).

La duración del contrato varía dependiendo del tipo de mejora energética, pero típicamente varía de 10 a 20 años; en el caso de suministro por Fotovoltaico puede ir de 10 a más de 25 años.

La tasa de PPA es normalmente fija o vinculada a un índice flotante que está a la par o por debajo de la tasa actual de electricidad de ser acusado por la compañía eléctrica local.

Los promotores y desarrolladores de proyectos de energía renovable utilizan este tipo de contratos para atraer a inversores privados que se sienten cómodos con la capacidad del cliente para hacer pagos durante la vigencia del acuerdo.

Los inversionistas individuales determinan el valor de PPA sobre la base de criterios que van desde el tiempo, el precio de la energía suministrada, la calidad crediticia de la contraparte, y otros detalles del contrato.

Si los pagos de energía durante la vida del contrato, además de los otros incentivos producen un retorno de la inversión deseable, entonces los inversionistas aportarán el capital inicial para financiar el proyecto.