El Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (PERMER) se constituyó en el año 2000 con el objetivo de facilitar el acceso a la energía en poblaciones rurales dispersas, alejadas de las redes de distribución.

Mediante el empleo de fuentes de energías renovables, el programa garantiza la provisión de energía eléctrica y térmica. Así, se cubren necesidades básicas como iluminación, comunicación, cocción de alimentos, bombeo y caldeado del agua y hasta procesos productivos que requieren de mayor potencia eléctrica.

En diálogo con energiaestrategica.com, Marta Carrizo, miembro de la Unidad de Coordinación del Proyecto (UCP) del PERMER, cuenta que se subsidian equipos que posibiliten la utilización de todas las energías renovables, como puede ser la solar, eólica, mini-hidroeléctrica y biomasa, pero que generalmente la más utilizada es la solar, ya sea térmica (calefones, hornos, cocinas) o eléctrica (fotovoltaica).

Esta segunda etapa del PERMER prevé una capacidad de inversión de 240 millones de dólares para la compra de equipos. 200 millones provienen de un crédito aportado por el Banco Mundial (BM) y los fondos restantes estarán conformados por partidas de las provincias y de Nación.

En este momento estamos completando trámites administrativos, como firmas de convenios institucionales, entre otras cosas, y luego, el próximo paso, será lanzar las licitaciones por los equipos de energías renovables, que esperamos se dé entre el mes de mayo y junio”, estima Carrizo.

La profesional señala que esta etapa del PERMER II cuenta con más del doble de recursos que la anterior y por ello el enfoque será más ambicioso. Se pretenderá abastecer de energía con fuentes renovables a hogares y establecimientos públicos como escuelas, centro de salud, parques nacionales, puestos de policía, entre otros inmuebles estatales.

Carrizo explica que en esta nueva fase de proyecto se sumaron con mayor presencia provincias que no la habían hecho en el período anterior, como Catamarca, San Luís, Tierra del Fuego y Santa Fe, por lo que no solamente se busca dar curso a pedidos que habían quedado sin atender en el 2012 sino nuevas necesidades que están siendo presentadas.