Para Cavanna la implementación de normativas y reglamentos técnicos es una “herramienta óptima para un desarrollo industrial en un marco de sustentabilidad ambiental con sentido de responsabilidad social y respeto a ultranza por el trabajo digno en cualquier parte del planeta”.

“Estas normas obligarán a quienes quieran vender sus productos en Argentina que cumplan las mismas normas de calidad y excelencia que nosotros al tiempo que protegerán a los consumidores y aumentará la competitividad de nuestra economía”, enfatizó.

El dirigente fabril adelantó que su sector está elaborando una serie de normas para “garantizar un estándar internacional de calidad, mejorar la experiencia de los usuarios e incrementar la competitividad de la economía para generar empleo y combatir la pobreza”.

Lea también: «CADIEEL propuso al Gobierno un plan para ahorrar 5.000 millones de dólares utilizando luminarias LED»

En ese sentido, Cavanna puso de relieve que los reglamentos técnicos “fomentan la innovación productiva, promueven mercados más previsibles y transparentes y estimulan las exportaciones” al tiempo que evitan la competencia externa desleal de productos que “no cumplen con requisitos mínimos y atentan contra el trabajo de nuestra gente”.

Asimismo, Cavanna consideró que el desarrollo de estas normas y reglamentos constituye una “excelente oportunidad” para que las pymes puedan “integrarse y trabajar en conjunto” no sólo con las oficinas públicas que entiende en estos temas sino también con “el sistema académico y el aparato científico y tecnológico, compuesto –entre otros actores- por las universidades y organismos como el Conicet, INTI e IRAM».