El objetivo, explica Marcelo Álvarez, presidente de CADER, es conseguir créditos a tasas subsidiadas para proyectos “condicionales”, es decir, aquellos que se podrían implementar sólo en caso de conseguir tasas de financiamiento a bajo costo por parte de los organismos multilaterales, que se sumarán a la propuesta voluntaria de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que hará el Gobierno argentino.

Según indica un comunicado de prensa, el tema fue analizado la semana pasada en las reuniones de las comisiones de energía eólica, solar y biomasa, resolviendo determinar como fecha límite para enviar las propuestas el próximo viernes 25 de septiembre.

Álvarez estimó que “en el sector privado hay entre dos y tres mil MW de potencia en condiciones de instalarse en el corto plazo”. Y aclaró: “las exigencias para estar en condiciones de realizar las presentaciones son similares a las que establece la Resolución 108, por lo que no hace falta contar con el contrato del tipo PPA”.

Julio Menéndez, Gerente de CADER y presidente de la comisión de Biomasa, destacó: «Notamos gran interés de las empresas por conseguir financiamiento y estamos satisfechos porque vamos a poder presentar una propuesta concreta que puede redundar en grandes resultados para el sector de las energías renovables”.

Por otra parte, el parte de prensa indica que la comisión de Biomasa de CADER acordó trabajar en conjunto con representantes de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) en proyectos relacionados a la industria del biodiesel.