“Entendemos que todo lo que sea incorporación de tecnología, energías renovables y demás innovaciones sobre la red eléctrica son positivas siempre que se tengan en cuenta aspectos como el de la seguridad de las personas y las instalaciones”. La frase es de Claudio Bulacio, Gerente de Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (ADEERA).

En diálogo con Energía Estratégica, el dirigente se muestra abierto a los cambios que puede proponer la llegada de la Generación Distribuida por medio de fuentes renovables, donde el usuario pasará también a ser un generador.

Bulacio observa que este proceso está dando sus primeros pasos en Argentina, donde sólo en provincias como Mendoza, San Juan, Río Negro Córdoba, Salta, Santa Fe y las zonas de CABA y Gran Buenos Aires, donde operan Edenor y Edesur, se pueden llevar a cabo este tipo de instalaciones, pero en muchas otras jurisdicciones aún no.

“Somos conscientes que va a haber un cambio. Que en algunos lugares se dará más rápido y en otros más lento, pero en esa transición energética sabemos que vamos a pasar a ser de distribuidores a administradores de la energía eléctrica”, reconoce el Gerente de ADEERA.

Aunque señala: “también entendemos que las redes de distribución necesariamente van a tener que estar siempre presentes, en los casos en que no haya viento o sol”.

El funcionario cuenta que están manteniendo diálogo con la Subsecretaría de Energías Renovables y que inclusive lo hicieron al momento de que se diseñara la Ley 27.424. “Nosotros estamos acompañando activamente al desarrollo de la Generación Distribuida”, destaca.

Lea también: «Generación distribuida: el ENRE publicó los valores que usuarios reciben por la inyección de energía renovable a la red»

Uno de los puntos que generó mayor conflicto entre ADEERA y la federación de cooperativas FACE al momento de aplicarse esta normativa es que se contempla la sola medición a través de un dispositivo bidireccional. Para las asociaciones es necesaria la incorporación de dos medidores para poder calcular en detalle el consumo y la inyección de energía eléctrica.

Consultado al respecto, Bulacio insiste en que “para conocer la verdadera energía que el usuario genera y la que consume es necesario que se conecte un medidor que calcule cuánto genera la fuente de energía renovable y otro bidiereccional para medir entrada y salida”.

“La reglamentación de la Ley nacional salió con un solo medidor y nos adaptaremos a ella, pero la realidad es que se perderán mediciones para saber cuánto genera un usuario para su propio consumo. Solamente se va a saber cuánto toma de la red y cuánto entrega a la red”, advierte Bulacio.

“Esto es básico para proyectar las redes del distribuidor”, señala y ejemplifica: “si un usuario consume 5 kW pero 2 kW lo cubre con su generación, para nosotros será un usuario de 3 kW. Pero al día que este usuario no se autogenera más y en lugar de tomar 3 toma 5 podría no pasar nada con un solo usuario. Pero si esto se multiplica drásticamente en varios usuarios podría haber un problema”.

“A futuro esto se debiera resolver”, remata el Gerente de ADEERA. También es cierto que al instalarse un solo medidor bidireccional, en algunos tramos esta imprecisión le genera distorsiones a las compañías eléctricas que repercuten en su rentabilidad (Valor Agregado de Distribución –VAD-).

Lea también: «Doble medidor: la «sugerencia» de FACE y ADEERA a la Ley de Generación Distribuida»