La Ministra de Ambiente de la Provincia de Buenos Aires, Daniela Vilar, aprobó la creación del Programa Provincial de Energía Limpia, que tendrá la finalidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel local, asociadas a la generación y al consumo de la energía en el territorio bonaerense. 

Asimismo tendrá objetivos específicos tales como la promoción del uso cotidiano de tecnologías de mayor eficiencia energética (EE), el fomento a la incorporación de criterios de EE en los procesos productivos y en el consumo de energía provincial y favorecer el acceso a la energía eléctrica y al agua caliente en comunidades vulnerables a partir de fuentes renovables de energía, así como el apoyo a los municipios o dependencias gubernamentales para la generación por renovables. 

A ello se debe agregar la promoción de estrategias de movilidad sustentable, incentivar el compromiso de establecimientos educativos y de Ciencia y Tecnología en la construcción de políticas relacionadas con la transición y la eficiencia energética, además de brindar asesoramiento, capacitaciones e información de concientización y educación del uso adecuado de la energía.

“Las acciones a implementar en el marco del Programa estarán sustentadas en una mirada y abordaje integral del ambiente que contemple las necesidades territoriales y tenga en cuenta sus aspectos naturales, económicos, sociales, culturales, entre otros”. 

“Y se buscará incentivar el compromiso de los distintos estamentos gubernamentales, y de las instituciones del sector de Ciencia y Tecnología en el diseño de políticas que promuevan la eficiencia energética y la adopción de energías renovables como fuente de suministro. Es así que la planificación e implementación de acciones de forma articulada y conjunta, así como también su respectiva retroalimentación, permitirá llevar adelante medidas efectivas”, detalla el documento. 

Este hecho se da pocas semanas después de que el Poder Legislativo de la Provincia de Buenos Aires diera la sanción definitiva de la adhesión parcial a la Ley Nacional de generación distribuida (Ley N° 27424), puntualmente a los beneficios promocionales, impositivos, fiscales y de financiamiento. 

Y si bien el Programa Provincial de Energía Limpia se ve como positivo desde el rubro energético, dentro del mismo no se detallan objetivos cuantificables o concretos sobre los propósitos previamente mencionados ni las metodologías o fondos destinados para su alcance. 

Incluso, el experto en temas energéticos y ex diputado nacional, Juan Carlos Villalonga, remarcó esta situación en sus redes sociales y dejó un mensaje claro: “No hay metas, no hay un indicador, no hay acciones precisas. Es un buen ejemplo de lo rezagado que se encuentra el sector público en materia de transición energética”.