En el documento “Evolución futura de costos de las energías renovables y almacenamiento en América Latina”, el BID trae a colación datos relevados por Wood Mackenzie para determinar las perspectivas de desarrollo de estas tecnologías en la región.    

Allí se advierte que Brasil, con sus 9 mil kilómetros de salida al mar, plataforma continental poco profunda (15-50m) y ciudades costeras densamente pobladas, tiene condiciones ideales que llevarán a que esta alternativa de generación sea factible de incorporar más pronto que en otros países de la región.

Por su parte, México se perfila como un mercado atractivo, también por su amplia zona costera. No obstante en los próximos 15 años, el estudio citado no consideraría nueva capacidad en esta tecnología.

En otros países de la región como Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay se indica tajantemente que no habrían expectativas de que el mercado marino despegue a corto o mediano plazo.

Ahora bien, ¿qué camino es posible empezar a trazar para la incorporación de esta tecnología en Latinoamérica?

Según lo advertido por el Banco Interamericano de Desarrollo, será favorable para la reducción del CAPEX en centrales eólicas off-shore mejorar fundamentalmente la cadena de valor productiva de la región para que los países cuenten con fabricas locales –o extranjeras pero cercanas al mercado en el que se encuentren– para que provean a la industria. En este escenario se encuentran países como México.

“No se incorporará nueva capacidad eólica marina en el mercado mexicano de energía renovable en los próximos 15 años”. No obstante, esta podrá apalancarse por la proximidad a un país con experiencia en estas instalaciones como lo es Estados Unidos de América.

Variables para mejorar el CAPEX de la eólica off-shore en México

Un punto relevante que el documento aclara es que los costos de capital se estimaron en base a proyectos con aerogeneradores de una potencia de 7 MW, una capacidad instalada total de 400 MW y cimentaciones de tipo monopilote. Lo que implicará fuerte presencia local de promotores de proyectos experimentados y buques instaladores para ubicar estos aerogeneradores de última generación. 

Pero para que la industria no sólo dé sus primeros pasos sino que también mantenga el pipe-line de proyectos, se advierte además, que es necesario incorporar marco legal y regulatorio que indique metas por cumplir en esta tecnología o instruya subastas con beneficios específicos a proyectos que apuesten por emplazamientos marinos, preferentemente cercanos a la costa.

Por ello, la participación del empresariado es fundamental. En el país con mejores proyecciones para esta tecnología “ABEEolica expresa la necesidad de redactar una normativa para la energía eólica marina en los próximos 3 años”.

Potencial en Brasil de tecnología eólica marina de bajo costo