La Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica (ABSOLAR) nuevamente consolidó los datos del sector obteniendo 11596 MW de potencia solar instalada. 

Un dato que sorprende es que la generación distribuida superó los 7 GW instalados – precisamente 7300,1 MW – y dicho segmento se mantiene con el 63% de la capacidad total operativa proveniente de la fuente fotovoltaica, gracias a 644716 sistemas solares conectados a la red. 

El área residencial predomina tanto en cantidad de sistemas instalados como en potencia operativa, seguido por la parte comercial y servicios.

Esta situación sostiene la tendencia que se viene reafirmando mes a mes en Brasil, distinta a lo que ocurre en otros países de Latinoamérica en dónde los grandes parques siguen dominando el mercado.

Incluso, siguiendo la lectura de un sector en crecimiento, y de acuerdo con las proyecciones, se espera que la energía solar durante este 2021 pueda superar los 12500 MW en el país, de los cuales el 66% serían instalaciones de generación distribuida. 

Además, ABSOLAR reconoce que hay 34,08 GW de potencia total otorgada (operación, en construcción y todavía sin inicio de obra) en materia de utility scale. 

Y el estado que es gran responsable del éxito de esta tecnología en Brasil es Minas Gerais, que hasta la fecha capitaliza 1344,6 MW (18,4%) en GD efectiva y 11907 MW en generación centralizada con distintos grados de avance: 625,6 MW ya en operación, 1186 MW en construcción y otros 10096 sin iniciar obra. 

También se concentran un gran número de instalaciones de generación distribuida en Sao Paulo (934,2 MW) y Rio Grande do Sul (894,7 MW). Mientras que en lo referido a proyectos de gran escala, además se destaca a Bahía con 6037,4 MW (1239,2 MW operativos, 734,8 MW en construcción y 4063,4 MW a espera de comienzo de obra). 

Por otra parte, cabe mencionar que el precio medio de la energía solar volvió a aumentar en subastas de energía en el mercado regulado y lleva un ritmo ascendente desde el 2019 – hoy se coloca en 30,9 USD/MWh -, pero sigue siendo una de las más competitivas en Brasil. 

Hecho que se demuestra en la tendencia creciente de la implementación de sistemas de generación renovables de esta ìndole, ya que incluso aumentó el porcentaje de participación en la matriz eléctrica de Brasil en 0,2%, logrando así ocupar el 2,3% con generación centralizada (4296 MW de 179988 MW).  

Y si bien podrá ser un camino largo el que la solar centralizada transite hasta llegar a la par de la eólica (representa 10,5% de la matriz eléctrica total), no deberá pasar mucho tiempo para que supere a fuentes contaminantes como el petróleo y otros combustibles fósiles (4,9 MW) si las medidas para impulsar la transición energética se aceleran.