Aún no se informó oficialmente la potencia o cantidad de energía que Cemig comprará a privados, pero se sabe que los contratos se extenderán por 19 años.

No es la primera vez que la compañía brasileña compra energía limpia. Ya en 2018, se quedó con contratos por 431 MW. Meses más tarde, en octubre, compró otros 152 MW, lo que suma 583 MW.

Cemig es uno de los más sólidos e importantes grupos del segmento de energía eléctrica de Brasil, participando en 173 empresas, además de consorcios y fundo de participaciones.

Es una compañía de capital abierto controlada por el Gobierno del Estado de Minas Gerais. Posee 127 mil accionistas en 44 países y sus acciones son negociadas en las Bolsas de Valores de São Paulo, New York y Madrid.

El Grupo Cemig es reconocido también por su dimensión y competencia técnica, siendo considerado la mayor empresa integrada del sector de energía eléctrica de Brasil.

En Minas Gerais, responde por 96% del área de concesión, con más de 12 millones de consumidores, en 805 municipios.

Y, también, es la mayor proveedora de energía para clientes libres del País, con 25% del mercado, y unos de los mayores grupos generadores, responsables por la operación de 83 usinas, con capacidad instalada de 5.5 Gigawatts.

La actuación de Cemig  se extiende a 22 estados brasileños, además del Distrito Federal.

Se convirtió en controladora de Light, ampliando la participación en la distribuidora que atiende a Rio de Janeiro y otras ciudades fluminenses. También posee inversiones en el segmento de gas natural (Gasmig) y eficiencia energética (Efficientia).